fbpx
DestacadoMéxicoNoticias

Peligra ambiente por cenizas volcánicas del Popocatépetl


La emisión de cenizas volcánicas del Popocatépetl puede alcanzar un nivel tóxico para la flora y fauna local, advierte un documento del Instituto de Geofísica de la UNAM.

Además de exhalar vapor de agua, los volcanes emiten gases de efecto invernadero, como dióxido de carbono (CO2), ácido sulfhídrico (H2S) y dióxido de azufre (SO2), apunta una presentación de la investigadora Aurora Armienta.

También libera metales pesados, como cloruros y sulfatos.

“El bióxido de carbono (CO2) es más pesado que el aire y puede acumularse en las áreas bajas, alcanzando altas concentraciones que pueden terminar con la vida de personas, animales y plantas”, resalta el archivo disponible en el portal del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

En caso de que este gas se acumule en el agua de lagos de cráteres, es posible que concentraciones elevadas de este componente se expulsen de forma violenta a la atmósfera, advierte.

También te puede interesar ¿Cuándo inicia el horario de verano?

Asimismo, basta inhalar una pequeña dosis de SO2 para producir una respuesta biológica, como irritación e inflamación de las vías respiratorias, las conjuntivas y la piel.

El documento indica que las concentraciones de fluoruro en las cenizas del Popocatépetl pueden alcanzar niveles de riesgo para humanos, flora y fauna, en especial para el ganado.

El forraje que contiene entre 30 y 40 miligramos por kilogramo (mg/kg) de fluoruro es extremadamente tóxico para el ganado bovino, pero si la concentración supera los 100 mg/kg es letal para la mayoría de mamíferos.

En las plantas, los metales pesados como cadmio, manganeso, plomo, flúor y zinc pueden causar lesiones necróticas, deformación de los frutos, atrofia de raíces y clorosis, enfermedad que produce la pérdida del color verde.

Algunos de los animales que pueden ser afectados son el teporingo, el coatí, el venado de cola blanca y las ardillas, así como 52 especies de mamíferos.

Por su parte, casi mil especies de vegetales podrían ser dañadas, entre ellas el pino, el oyamel, el roble y el ciprés.

Causa estragos en la salud
Las partículas de ceniza volcánica son inhaladas con facilidad por los humanos, señala un artículo del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER).

La mayoría se aloja en la mucosa nasal y, por su naturaleza abrasiva, causan inflación, pero también pueden alcanzar las vías respiratorias bajas.

Los síntomas de este fenómeno inflamatoria son irritación en la garganta, escurrimiento nasal, obstrucción nasal, tos, flema y los pacientes con enfermedades respiratorias crónicas a veces presentan dificultad para respirar y broncoespasmos.

 

Tonatiúh Rubín
Agencia Reforma

 

También te puede interesar

Registra Popocatépetl exhalación este jueves

Noticias relacionadas

Back to top button