fbpx
DestacadoRegionesTula

Abusos y cuotas son la norma en el Cereso de Tula


Abusos y pagos de cuotas para acceder a privilegios son la norma en el Centro de Readaptación Social (Cereso) de Tula, reveló Juan Manuel, quien recuperó su libertad hace 20 días, luego de permanecer 12 meses recluido.

Tras un año en cautiverio, contó su historia a Criterio con la intención de que las autoridades modifiquen las condiciones que se viven en las cárceles.

Por ejemplo, detalló que debía pagar 50 pesos por una cobija o 500 por un colchón.

“Por dormir en un colchón, el cobro es de 500 pesos a la semana. Si quieres comer bien, hay una tienda donde un kilo de carne rebasa los 300 pesos; hay pan y otros productos que cuestan el doble de lo que normalmente cuestan afuera.

“Si no tienes dinero, pues comes lo que te dan en el rancho (comedor del penal); la mayoría de veces, carne molida con verduras, con mucho caldo para que rinda”, dijo.

Manuel ingresó al Cereso de Tula acusado de lesiones dolosas. Tras pagar una multa y demostrar que los golpes fueron en defensa propia, logró su libertad; sin embargo, aseguró que lo que vivió en ese lugar es inolvidable.

“Dicen que son centros de readaptación, pero son verdaderos infiernos si no cuentas con el apoyo de alguien. De entrada, si llevas cobija del exterior, te la quitan para después cobrarte por rentarte una. Todo tiene precio y, si no le entras, te golpean o debes pasar frío”, señaló.

Juan Manuel afirmó que en el penal encontró a algunos familiares que lo apoyaron, lo que le permitió tener algunos beneficios sin pagar la cuota, como dormir en una cama sin pagar, o no lavar los baños en sus primeros días dentro de la prisión.

“Aquí me apoyaron con ropa y me fueron diciendo cómo debía comportarme, porque existe un grupo de internos que son los que cobran todo.

“El problema es cuando no conoces a nadie y no tienes dinero para sobrevivir. Ocurre con la gente más pobre, quienes, en su mayoría, permanecen detenidos porque no hay quien los
defienda”, aseveró.

SOBREPOBLACIÓN

El Cereso de Tula está dividido en varios sectores. En el primero están las secciones para hombres y mujeres, en otra hay procesados y sentenciados; en la tercera se encuentran reclusos del área de máxima seguridad

Según el diagnóstico penitenciario de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Hidalgo, el Cereso de Tula tiene capacidad para 292 internos. Actualmente alberga a 543, lo que representa una sobrepoblación de 185 por ciento

Jesús González I Tula

 

También te puede interesar:

Personas con discapacidad desfilan por calles de Tula

Noticias relacionadas

Back to top button