Imagen: undefined
 · 
Hace 29 días

¿Repetirías tu vida? El desafío del eterno retorno

Imagen: ¿Repetirías tu vida? El desafío del eterno retorno
Compartir:

La primavera está llegando a su fin y el verano se aproxima, amenazando con traer los días más calurosos que hayamos experimentado. Aunque algunos disfrutan de este clima, para muchos, incluyéndote a ti, las noches calurosas pueden dificultar conciliar el sueño. Mientras intentas dormir, sabiendo que necesitas energía para el día que viene, podrías encontrarte en un bucle de pensamientos intrusivos, algo común cuando el sueño se escapa. Sin embargo, esta noche es especial, ya que un íncubo aparece para susurrarte al oído, diciendo: “Esta vida, tal como la has vivido, tendrás que vivirla una y otra vez, un número incontable de veces, sin ninguna novedad. Toda alegría, todo sufrimiento, cada logro, cada fracaso, cada acierto y cada error que has cometido, grandes o pequeños volverán a ti. Tus satisfacciones y dolores se repetirán infinitamente, sin que puedas hacer nada para impedirlo”.

Después de escucharlo, podrías sentir angustia o satisfacción, recordando momentos felices, como tus fiestas de cumpleaños o los grandes momentos con tus seres queridos, así como momentos tristes, como aquella vez que reprobaste un examen para el que tanto habías estudiado. También podrías revivir tus diez momentos más patéticos, entre ellos, como cuando le dijiste “igualmente” al mesero después de que te deseó buen provecho, cuando te diste cuenta de que no eres más que un fracaso en todo lo que intentaste, o cuando regresaste con tu ex, entre otros.

Esto hace referencia a la idea del “eterno retorno” que planteó Friedrich Nietzsche, un pensamiento abismal y quizás aterrador (sobre cuando el abismo te regresa la mirada). En este momento podrías llegar a pensar: “seguramente pensar así fue lo que lo hizo llorar”, pero lejos de ser un tipo de reencarnación maldita y atormentadora, el eterno retorno nos ofrece la oportunidad de cambiar una postura nihilista por una de aceptación radical de nuestra existencia. Nos desafía a enfrentar nuestra vida con coraje y a responsabilizarnos por nuestras decisiones.

Si lo que estamos viviendo ha de repetirse una y mil veces más, en lugar de sentir ansiedad y que se nos revuelve el estómago, al recordar el daño recibido y provocado, podemos encaminar nuestras acciones hacia un eterno retorno en el que nos sintamos orgullosos de lo que hemos hecho. Cada día y en cada momento, podemos tratar de ser mejores personas para nosotros y nuestros seres queridos, quizás ya no sirva de nada pedir perdón por lo que hemos hecho, pero si podemos intentar que no se repitan nuestros errores, tratando de que nuestras decisiones y acciones no sean nefastas, aunque sepamos que sepamos que podemos fallar en el intento. Así, en lugar de temer a nuestra existencia, podemos abrazarla sin miedo. Si todo ha de repetirse infinitamente, que podamos repetirlo con la tranquilidad de ser fieles a nuestros valores y creencias, trabajando siempre hacia una existencia digna de orgullo y hacia el futuro, convirtiéndonos así en el übermensch, o al menos, en alguien que lo intentó.

 

Compartir:
Relacionados
Imagen: El ideal económico en Tula
Hace 1 días
Imagen: Tan lejos de llegar
Hace 1 días
Imagen: La Marcha del Orgullo. Todas las personas todos los derechos
Hace 11 días
Imagen: Cuando las democracias fallan, surge  el populismo
Hace 11 días

© Copyright 2023, Derechos reservados | Grupo Criterio | Política de privacidad