· 
Hace (13) meses
La mujer en los gabinetes de Gobierno
Trece años de labor periodística de Criterio
Compartir:

Hace unos días, durante una reunión con el nuevo rector de la Universidad Autónoma del Estado Hidalgo, el gobernador Julio Menchaca Salazar aludió a un hecho que distingue a su administración, al integrar su gabinete dentro de una verdadera paridad entre hombres y mujeres, acontecimiento pionero en la historia de la administración pública estatal, lo que, como dijeran nuestros antiguos maestros, es un timbre de autentico orgullo para el actual gobernante.

En efecto, una rápida mirada a la historia de los últimos 70 años en Hidalgo revela el paulatino empoderamiento de la mujer en todos los niveles de la vida. Desde mediados del siglo anterior hasta los últimos, que corren en la tercera década el siglo XXI; se destaca, desde luego, la elección de las dos primeras presidentas municipales en el estado:

Catalina Ortiz y Amparo Muñoz Basilio, como alcaldesas de Alfajayucan y Tasquillo; tampoco se puede soslayar el papel de la abogada Olga Trvethan Cravioto, que en 1966 se convirtió en la primera mujer electa como diputada en el Congreso local —hasta entonces jueza de primera
instancia—, a quien siguió, en 1972, la también abogada Nohemí González Jimate, quien se convirtió en diputada tras haberse desempeñado como presidenta municipal de Agua Blanca.

En tiempos más recientes hay un numeroso grupo de mujeres que figuran en el panorama de la administración pública del estado, entre las que destacan, por haberse desempeñado de manera eficaz en encargos relevantes: Lourdes Parga Mateos, Flor de María López González, Irma Eugenia Gutiérrez Mejía, Rocío Ruiz de la Barrera y Nuvia Mayorga Delgado, entre otras, a las se agrega una verdadera pléyade de damas, esposas de diversos gobernadores, como es caso de la queridísima Silvia García de Alva de Rojo, doña Emilia Avitia de Rossell, Alejandra Mora de Lugo, Guadalupe Ortega de Murillo, María Elena Cejudo de Núñez, Laura Vargas de Osorio, Guadalupe Romero de Olvera y la actual esposa del gobernador Menchaca, la licenciada Edda Vite Ramos.

Foto: Especial

Pero han sido los últimos de la política local los más prolíficos en la participación de la mujer. Fue Jesús Murillo Karam el primero en incorporar dentro de su equipo inmediato a dos insignes representantes del género femenino: la doctora Irma Eugenia Gutiérrez Mejía, como secretaria de Salud, y a Lourdes Parga Mateos, más tarde, al frente del entonces Consejo Estatal de Ecología. El gobernador Manuel Ángel Núñez Soto reiteró su confianza en Lourdes Parga como directora de Radio y Televisión de Hidalgo y, más tarde, como titular del Consejo Estatal para la Cultura y las Artes; asimismo, designó a la licenciada Flor de María López González como procuradora de Justicia, primera mujer en ocupar esta responsabilidad, y a la licenciada Carolina Viggiano Austria, como secretaria de Planeación y Desarrollo Regional.

En el periodo gubernamental de Miguel Ángel Osorio Chong se amplió la participación de la mujer, al designar a Nuvia Mayorga Delgado, Paula Hernández Olmos, Rocío Ruiz de la Barrera y Oralia Vega como secretarias de Finanzas, Obras Publicas, Educación y Turismo, respectivamente, así como a Lourdes Parga como responsable del área de Cultura, y a Palmira Venero Uribe en el Instituto de la Juventud. Con Francisco Olvera Ruiz se amplió la colaboración dentro del gabinete, con Nuvia Mayorga, en Finanzas; Maika Ortega, en Desarrollo Económico; a las que se sumaron Geraldina García Gordillo, en Desarrollo Social, y Flor de María López Gonzales, en la Contraloría.

El licenciado Omar Fayad llamó a colaborar a su gabinete a Delia Blancas Hidalgo, en Finanzas; Sayonara Vargas Rodríguez, en Educación; María de los Ángeles Eguíluz Tapia, en la Secretaría de Trabajo, y a Citlali Jaramillo, en la Contraloría; en los reajustes del gabinete se dieron de baja Sayonara Vargas y Citlali Jaramillo y se sumaron Raquel Ramírez Vargas y Leyza Aida Fernández en Ecología y Cultura, respectivamente.

Al designar el gobernador Menchaca a su gabinete aparecen siete mujeres; en la pri
mera línea: María Esther Ramírez Vargas, como secretaria de Finanzas; Sandra Simey
Olvera Bautista, como titular de la de Desarrollo Social; Mónica Patricia Mixtega Trejo, quien se
encarga de la de Medio Ambiente y Recursos Naturales; Elizabeth Quintanar Gómez hace lo propio en la de Turismo; en tanto, Zorayda Robles Barrera despacha como secretaria de Salud; Lizbeth Robles Gutiérrez, como titular de la de Secretaría de Transporte Movilidad, y la doctora Tania Meza Escorza, en la de Cultura. Todas ellas, independientemente del crecido número diputadas en el Congreso local y de magistradas e el Tribunal Superior de Justicia, incluyendo a su presidenta, la licenciada Rebeca Aladro Echeverría.

Este hecho corrobora el orgullo del gobernador Menchaca de lograr una verdadera paridad en su gabinete, como aseguró en la reunión a la que he hecho referencia. Pero no es cosa de cuotas, calificativo que resulta peyorativo, pues el llamado a estas siete colaboradoras obedeció a su capacidad y conocimientos y es reflejo de algo que se viene observando en las aulas universitarias, donde la matrícula de mujeres resulta ya mayor a la de los hombres, en un porcentaje de casi 70 por ciento de damas por 30 por de hombres.

En hora buena para el estado y para México, ellas ya no solo son visibles, sino ampliamente destacadas en la vida de la administración pública, y en Hidalgo, el gabinete de Julio Menchaca Salazar es prueba de ello.

 

Compartir:
Relacionados
title
Hace 10 días
title
Hace 13 días
title
Hace 20 días
title
Hace 27 días

© Copyright 2023, Derechos reservados | Grupo Criterio | Política de privacidad