· 
Hace (3) meses
De las reglas no escritas: la cordialidad política

¿Qué es cordialidad? Etimológicamente sus raíces son latinas y significa cualidad relativa al corazón

Victor Rodríguez Gaona
Compartir:

¿Qué entender por cordialidad política? Es un concepto usado comúnmente en el argot, pero que es tan importante que su uso nos puede definir como personas y más aún a quienes hacen praxis de la misma. Iniciemos por definir este concepto compuesto.

¿Qué es cordialidad? Etimológicamente sus raíces son latinas y significa cualidad relativa al corazón, afecto. Ahora bien: ¿qué es la cordialidad política? De entrada, es un gesto (entiéndase conducta, comentario, acción) a otro igual, a un par en la praxis profesional y que habla mucho de quien la hace. Es el gesto de amabilidad, empatía, sinceridad y honestidad hacia otro. Un ejemplo de cordialidad política es cuando una persona que concluye un encargo público o privado y al recién nombrado en su lugar le brinda esta cortesía y no hablo de la mueca falsa, sino de otorgar las facilidades de información para que el nuevo inicie con el pie derecho.

Es necesario hacer mención que debemos ser honestos en todo momento sobre todo si hemos procurado conducirnos apegados profesionalmente a valores éticos y morales.

Otro ejemplo podría ser el de que que nos encontrarámos con alguien que en algún momento de nuestras vidas tuvo esa deferencia hacia nosotros. Si ahora se invirtieran los papeles debemos brindarle ese gesto. ¿Cuántas veces en el medio hemos escuchado la frase “ya se olvidó”?

Un ejemplo más sería si recibiera la visita de alguno de mis estimados maestros de la licenciatura. De esos que tuvieron la paciencia para explicarnos algún tema difícil y nos abrieron así las puertas del conocimiento. La cordialidad política me dice que debo ser ser recíproco y corresponder con mis atenciones a alguien que fue importante en mi formación.

Hablábamos hace un momento de la honestidad, es decir, si a quien le estoy dando ese gesto me pide algo fuera de mi alcance debo también decirlo con sinceridad y no hacer dar vueltas a esa persona, ya que al ser claros reflejaremos nuestra empatía.

En resumen, la cordialidad política forma parte de las famosas reglas no escritas y de las cuales no existen textos específicos para su aprendizaje, pero que definen la personalidad de quien las realiza. Por eso es importante reflexionar un poco sobre nuestro actuar, ser sinceros con nosotros mismos y practicar un proceso de introspección para mejorar; pensemos cómo queremos ser recordados o como alguien sabio dijo: cómo quieres que te perciba la sociedad.

Si hacemos un análisis de los grandes estadistas, nos daremos cuenta de que muchos lograron su liderazgo gracias a su empatía y cordialidad y que eso les generó lo que conocemos como capital político. Las reglas no escritas son las más difíciles de aprender, pero una vez que las sabemos aplicar estoy cierto que marcan la diferencia.

Recordemos que el cargo no hace grandes a las personas, sino sus acciones y que cada espacio laboral debe ser la oportunidad para hacer la diferencia. Ser cordiales verdaderamente no cuesta y vale mucho la pena.

Compartir:
Relacionados
title
Hace 15 horas
title
Hace 1 días
title
Hace 4 días
title
Hace 4 días

© Copyright 2023, Derechos reservados | Grupo Criterio | Política de privacidad