fbpx
A criterio deBertha AlfaroColumnas

Ya se estaban tardando

Y no era para menos, porque si uno paga un chingo de lana por un servicio


La determinación de meterle una demanda por incumplimiento de contrato a la empresa responsable del PREP que no funcionó en las pasadas elecciones del 18 de octubre llegó de noche.

Ahí como que no quiere la cosa y después de varias observaciones de los representantes de partidos ante el IEEH, se decidió que bueno, que sí, que vamos a reclamarle a esta empresa que no se hagan güeyes y nos devuelvan los seis millones que se pagaron por unos resultados preliminares que nunca lograron echar andar sin que se presentaran contratiempos.

Y no era para menos, porque si uno paga un chingo de lana por un servicio, tiene el derecho de reclamar para que le respeten lo pactado y de no ser así, que nos devuelvan la lana.

En el caso del PREP no era cosa solo de fierros que no sirven, era la credibilidad de un Instituto encargado de organizar las elecciones para renovar las autoridades de 84 municipios, era el prestigio de los que aseguraban tener todos los instrumentos en las manos para manejar el proceso, era la confianza que por años se había depositado en un Instituto Estatal Electoral que se había construido a fuerza de transparencia y conocimiento una autoridad a toda prueba y que en tan solo unas horas se echó todo a rodar.

Me cae que después de ese desorden creado por una “empresa” supuestamente acreditada para llevar a cabo el conteo preliminar, era para romperle su jefecita y además de meterle la demanda correspondiente, exigir una muy buena lana como indemnización para que se les quite lo culeis.

Porque no solo fue el tener que optar por el plan B al cuarto para las doce, o sea de un momento a otro, para llevar el conteo de los votos de manera preliminar, sino que dio pie a una serie de confusiones, descontentos, incluso reacciones muy violentas, quema de urnas y papelería electoral y hasta madrazos, todo por no tener la certeza de los resultados, eso sin contar con el tiempo invertido para conocer a los triunfadores de la contienda, esa información que en elecciones pasadas ya se tenía más que resuelta a solo unas horas de cerrar las casillas.

Quizá lo más lamentable es que estas decisiones poco afortunadas del Instituto Estatal Electoral ponen en entredicho la capacidad de ejecución de los operadores, sobre todo cuando se tienen en puerta dos nuevas contiendas, la extraordinaria para reponer el proceso en al menos cuatro municipios, algo que no había ocurrido nunca y la elección concurrente del mes de junio donde tan solo en Hidalgo se elegirán siete diputados federales y 18 diputados de mayoría relativa en el Congreso local, así que como dirían los conocedores, está cabrón su caso.

Así las cosas, en estas nuevas contiendas electorales, hay un Instituto desacreditado y que necesita recobrar la confianza de la ciudadanía, además de rescatar su calidad moral para meter en cintura a todo aquel que se quiera pasar de pistola y no acate los lineamientos de las autoridades electorales.

De no ser así tendremos una vez más, un chingo de impugnaciones por un proceso que de inicio estaba viciado.

Palabras más, palabras menos

Cuando ya se esperaba que, al llegar diciembre, después de casi nueve meses de confinamiento, tristeza y mucho dolor en mas de dos mil familias que perdieron hijos, esposos, padres, hermanos a causa de la pandemia, hubiera al menos un remanso de tranquilidad y alegría con adornos navideños que le hicieran menos triste la época, pues nada, que no habrá un árbol adornado, ni luces en las calles. No se trata de que haya concentraciones para encender el árbol, es iluminar la vidas de los hidalguenses con el espíritu navideño.

Espero sus comentarios
Fb: bertha alfaro

Mira las Columnas de Criterio 

Noticias relacionadas

Back to top button