fbpx
A criterio deBertha AlfaroColumnas

¿Y dónde estan los candidatos?


Son ya 30 días de campañas de los candidatos a diputados y salvo rarísimas excepciones, en Hidalgo muchos se preguntan ¿y dónde están los candidatos?

Y es que ni los asesores internacionales llegados de Sudamérica o del viejo continente, ni los millennials con sus “propuestas innovadoras”, han logrado impactar en los ciudadanos, quienes finalmente debieran ser los protagonistas de este proceso.

Hasta hace algún tiempo los ideólogos de las campañas diseñaban las estrategias con base en un estudio del perfil de los votantes, la ideología del partido y de ahí partir para estructurar un discurso que envolviera y enamorara a los ciudadanos. Por décadas la estrategia funcionó y los candidatos no la tenían fácil, ya que en la mayoría de los casos deberían demostrar que había inteligencia, liderazgo y mínimamente una preocupación por los ciudadanos.

Pero con la modernidad llegó una nueva generación de estrategas que ofrecían soluciones mágicas para vender al candidato y entonces lo convirtieron en un producto, en una mercancía que envolvían en un papel de distintos colores para ponerlo en un aparador, mientras aseguraban según ellos que este producto que la ciudadanía estaba esperando.

Una vez más la estrategia funcionó y por un largo tiempo las frases catastróficas y premonitorias de desgracias mayúsculas si no se votaba por el candidato mesiánico cumplieron con su objetivo y la ciudadanía respondió como los estrategas modernos tenían proyectado.

Sin embargo, la historia cambió y la pandemia le dio en la madre a todas las estrategias habidas y por haber, colocando a candidatos, ideólogos, millennials y todo aquel involucrado en procesos electorales en una posición nada cómoda y exigió una nueva forma de hacer política.

Fue ahí donde la puerca torció el rabo y los encargados de diseñar las estrategias de campaña se enfrentan a un gran reto ante un proceso electoral llamado “la madre de todas las elecciones” y que literalmente le está poniendo una chinga a quienes no estaban preparados para abordar de manera creativa a la supercampaña.

Quizá lo primero que debieran hacer los candidatos como un ejercicio de honestidad y enfrentando con huevitos la realidad, es saber si en verdad los electores, después de un mes de “estar haciendo campaña” saben de su existencia.

Resulta que en un sencillo ejercicio realizado en un pequeño foro en el que participamos algunos colegas se presentaron las fotografías de los candidatos de los 14 partidos que juegan en esta contienda.

¿Saben ustedes qué pasó?

Con mucha pena les comento que los comunicadores que participábamos en este foro, no conocíamos a muchos de los personajes de las fotografías.

Debo confesar que fue bochornoso darnos cuenta de que los contendientes de esta, “la madre de todas las elecciones” son unos perfectos desconocidos para quienes estamos al día de la situación electoral, lo que nos llevó a una reflexión:

Si los comunicadores que a diario damos cuenta del desarrollo de las campañas no teníamos idea de la identidad de algunos de los candidatos, que pueden esperar de los votantes.

Ante esta cruda realidad, reconocíamos la valentía y las agallas de algunos nuevos contendientes que luchan a contracorriente sin mucho éxito y también comentábamos que quizá ya es tiempo de caminar hacia el bipartidismo, porque la creación de nuevos partidos nos ha llevado solo a el encarecimiento de las elecciones porque hay que repartir las prerrogativas entre esos partiditos, pero que en esencia nada abonan a la democracia y muchos solo participan para chingarse la lana.

Noticias relacionadas

Back to top button