fbpx
A criterio deColumnasJorge Martínez López

Viggiano, tiempos difíciles – Columna de Jorge Martínez


Parir una nueva era democrática, en una entidad que durante nueve décadas ha mantenido una clase gobernante emanada de un solo partido, significa un alto grado de dificultad aun cuando las encuestas brindan una ventaja electoral de 19 puntos al partido opositor.

La deseada alternancia, todavía cuenta con la incredulidad de muchos que se pregunta a cada momento si será posible el derrocamiento del PRI en un estado tan acostumbrado a sus carencias y esquemas de sometimiento.

El propio partido tricolor, de momento pierde la brújula. Sin duda, son difíciles los tiempos para la aspirante de la alianza Va por México, Carolina Viggiano, que busca, primero, piezas retóricas para explicar a sus militantes que reunió a un partido de izquierda con otro de derecha, para integrar una extraña combinación que le permita, al menos, arañar el triunfo.

Su carácter arrojado que la ha caracterizado en su carrera política, de momento se perdía en la ceremonia de unción como precandidata. Su mirada se perdía de momento mientras hablaba y hablaba tratando de convencer. Parecía no estar allí, no había ese gusto del triunfo de una candidatura como lo mostró en sus anteriores contiendas.

Tal vez, era la resaca que acarrea el PRI por la larga comedia de acusaciones en la guerra intestina que no alcanzó a ser bien librada, tanto que sufrieron la ausencia del gobernador Omar Fayad, primer priista del estado, y por consiguiente de su séquito de secretarios, pese a que ellos constituyen una primera línea de atención en una estructura de vital importancia para ese partido.

La originaria de San Juan Ahuehueco, que ya aparecía como suspirante de una candidatura desde la postulación de Miguel Ángel Osorio Chong, habrá de convencer a las víctimas de los modelos gubernamentales que poco o nada rindieron fruto.

Coneval en su análisis que hace sobre la evolución de las carencias sociales, muestra que aún con presupuestos históricos el avance se detuvo. El estudio que inició en 1990 muestra como Hidalgo alcanzó a vencer algunas de sus principales carencias en materia de mejoramiento de vivienda, servicios públicos, aunque en el rubro educativo y de salud sigue por debajo de la media nacional.

A partir del 2010 disminuyó el ritmo hasta nuestros días, y prevalecen índices de rezago educativo del 17.1 por ciento, mientras que, en salud, uno de cada cuatro hidalguenses no tiene acceso a ella.

Estas condiciones sociales por necesidad deberán mejorar, puesto que ni lo más altos presupuestos conseguidos han logrado abatir la pobreza que cada crece como la hiedra.

La llegada de una nueva elección siempre renueva la esperanza para que Hidalgo se inserte en la dinámica económica nacional, que deje de ser expulsor de jóvenes talentosos al no existir una planta productiva que los absorba y los haga crecer entre los suyos.

Hidalgo ya definió la conformación de la boleta electoral, brindando un respiro al electorado para entonces escuchar la propuesta que tenga Carolina Viggiano, Julio Menchaca de Morena y el multimodal Francisco Xavier de Movimiento Ciudadano sobre como levantar la entidad y llevarla a mejores estadios.

Nimiedades: Y si los acuerdos llegaron al extremo de colocar a Israel Félix en el PRI estatal, al nombrar a Julio Valera como coordinador de campaña, ¿cuál será la tonada del tricolor?

Mira las Columnas de Criterio 

Noticias relacionadas

Back to top button