Vacunas contra la ignorancia

En tiempos en los que la humanidad espera ansiosamente la producción de una vacuna como la salvación de una pandemia devastadora, el gobierno de México anunció esta semana los avances en torno a la obtención de vacunas para el Covid-19 oficializando los convenios con empresas farmacéuticas, producto de las cuales llegarían más de 100 millones de dosis.

El presidente Andrés Manuel López Obrador firmó los acuerdos para la compra de las potenciales inyecciones de las farmacéuticas AstraZeneca, Pfizer y CanSino, después de que las autoridades mexicanas pagaran un anticipo de unos 180 millones de dólares al mecanismo COVAX.

Muchos ya aplauden la rápida gestión gubernamental de garantizarnos a los mexicanos lo que para muchos es la única solución verdadera a la pandemia. Pues olvídese de la hidroxicloroquina que, aunque hubo una esperanza temprana de que este medicamento combata al coronavirus, no terminó por tener un efecto significativo y al menos cinco estudios aleatorios han apagado ese fuego de esperanza.

Mientras que el Remdesivir, la Dexametasona o las infusiones de plasma han logrado beneficios clínicos en los enfermos graves, no tienen el peso para revertir la crisis sanitaria mundial y llevarnos de vuelta a la normalidad.

Por lo que, para muchos, resultó una estrategia brillante por parte del gobierno mexicano garantizar la vacuna para más de la mitad de la población.

En el otro extremo, ya hay quienes critican el hacer una multimillonaria compra de un producto que todavía no existe. Señalan que un esfuerzo nacional de vacunación no hará que los lugares de trabajo sean completamente seguros, alertan sobre las reinfecciones después de estar vacunados y sentencian que la inyección no sustituye a los esfuerzos para prevenir la transmisión, como el distanciamiento, el lavado de manos o el cubrebocas.

Y es que las vacunas para el Covid-19 generan muchas preguntas: ¿Cuánta protección brindarán y por cuánto tiempo? ¿Coordinará el gobierno federal de manera eficiente una distribución equitativa con los estados? ¿Qué grupos de población tendrán prioridad antes que estén disponibles ampliamente?

Un escenario que les puedo asegurar es que, en estos tiempos de redes sociales, habrá teorías de conspiración, tal como en la película Contagion que les recomiendo ampliamente ver para aquellos que aún lo hacen.

En el filme, que hace nueve años predijo un escenario asombrosamente parecido a lo que está ocurriendo, el virus se propaga rápidamente, políticos toman decisiones sumamente difíciles, científicos recomiendan medidas como la sana distancia, el pánico desestabiliza a la sociedad y la carrera para encontrar una vacuna parece ser el único camino para un final feliz.

Pero el periodista Alan Krumwiede, interpretado por Jude Law, pide a la gente que no se deje engañar por los gobiernos y se muestra falsamente enfermo, asegurando que otro medicamento es la cura de la enfermedad y que los políticos sacan provecho de la pandemia.

Krumwiede, quien más que asintomático es inmune, es arrestado por fraude y conspiración, pero pronto es liberado pues sus miles de seguidores pagan su fianza.

Por lo que anticipo que la aceptación pública de la vacuna contra el Covid-19 será poco aplaudida por algunos e incluso habrá quien se niegue a vacunarse.

¿Cuáles mexicanos deberían recibir la vacuna Covid-19 primero?

El esfuerzo científico mundial por desarrollar rápidamente una vacuna (menos de 18 meses desde el comienzo de las investigaciones) ha sido realmente sorprendente y representa una asociación inédita entre países y empresas con el mundo académico, biotecnológico y farmacéutico.

Esperemos que dichos esfuerzos logren vacunas aprobadas para el inicio del próximo año, disponibles en la primavera y accesibles de manera masiva antes del complicado invierno.

Por lo que las millones de vacunas no llegarán de golpe. Será un proceso que puede generar tensiones una vez que se anuncie que una inyección contra el Covid-19 funciona.

Las autoridades mexicanas explicaron en agosto que, tras definir un esquema de vacunación, se priorizará el personal de salud, que cuidan precisamente a pacientes con Covid-19 y a otros enfermos. Miles de este sector se han contagiado y han muerto como resultado de la exposición en el lugar de trabajo.

Posteriormente, se priorizarían los adultos mayores y las personas con enfermedades crónicas.

El resto de la población se definirá de acuerdo con el tipo de protección que brindará la vacuna (AstraZeneca y CanSino, dos de las vacunas que recibirían los mexicanos, inducen inmunidad estimulando la producción de anticuerpos y también provocan células que producen memoria inmunitaria).

Epidemiólogos también recomiendan que los primeros que deberían estar recibiendo la vacuna sean aquellos en las regiones con mayores tasas de contagio.

También piden tomar en cuenta los temas laborales, como los trabajadores del sistema de transporte, alimentario, de seguridad y otras posiciones que no pueden desempeñarse desde casa. Labores que se desempeñan en cercanía de otros, algunas sin adecuados cuidados o equipo de protección.

La asociación público-privada estadunidense Operation Warp Speed, que busca facilitar y acelerar el desarrollo, la fabricación y la distribución de vacunas, recomienda en una segunda fase de asignación, vacunar a los maestros y a los trabajadores del sistema escolar, que, muchos consideramos, no tienen el reconocimiento que merecen y que en estos tiempos son indispensables para reanudar la educación segura de nuestros niños.

En esa segunda fase, también la asociación recomienda no olvidar las edificaciones donde las personas conviven en proximidad. Esto incluye cárceles, hogares para personas de tercera edad o refugios para aquellos sin hogar.

Como vemos, aun siguiendo recomendaciones de los expertos, este tema generará tensiones políticas en algún momento. Por ejemplo, cuando después de lo obvio, los gobernadores deban tomar las siguientes decisiones difíciles.

¿Qué grupos deben vacunarse a continuación? ¿Empleados de restaurantes y bares? ¿Deportistas? ¿Profesores universitarios? ¿Políticos y funcionarios públicos? ¿Artistas y famosos?

También considero importante resaltar el impacto desproporcionado y trágico que el Covid-19 ha dejado en las comunidades de bajos recursos, por lo que cuando se decida el orden de grupos específicos, se debe tener en cuenta este sector.

Ante los venideros cuestionamientos sobre la fiabilidad de las inyecciones o sobre su disponibilidad, entre otras polémicas, corresponde señalar el grandísimo e histórico papel que cumplen las vacunas desde que fueron creadas y las muchas enfermedades que han eliminado mediante su inyección.

Te puede interesar:

Detectan 2 mil 299 brotes de Covid-19; la mayoría, en Hidalgo

Detectan 2 mil 299 brotes de Covid-19; la mayoría, en Hidalgo

A través del Sistema de Notificación Inmediata (NOTINMED), el Gobierno federal identificó 2 mil 401 …

/** ADS Render - HOME **/ //970 TOP home patrocinado //widget home - primary widget area -
//widget home - primary widget area -
//ads block debajo de multimedia - HOME //ads block HOME debajo de ticket //ads widget - HOME 45917989_home_debajo_portada //ads - HOME - ultimo widget // tag tidok