fbpx
A criterio deAunard de la RochaColumnas

Último Black Friday mexicano


Mucho revuelo ha provocado la próxima salida del mercado mexicano de la cadena de tiendas de productos electrónicos Best Buy. En días pasados, las redes se incendiaron y no faltó quien quisiera responsabilizar de esto al gobierno y ciertamente a la pandemia. Pero para poder llegar a una conclusión respecto de la inminente salida de esta empresa habría que analizar lo que ha pasado en los últimos 8 años.

En 2012, Maxwell Wessel publicó un estudio en la revista Harvard Business Review en donde abordó el tema de la entrada al mercado de Amazon y cómo afectó esta situación a Best Buy. En ese año, Apple y Microsoft inducían a los clientes a realizar sus compras de manera directa en sus tiendas; a la par crecía la banda ancha y con ello la facilidad de consumir videos y juegos en línea, Amazon ofrecía productos más baratos y con entrega a domicilio gratuita. Maxwell desde entonces pronostica, que esta no sería una buena década para Best Buy.

Fue precisamente en 2012 que en el último informe trimestral se reportaron pérdidas. Las ventas de electrónicos como televisiones y cámaras cayeron en 5%, los productos como videos, videojuegos y música en 16%. Para comprender lo que estaba pasando financieramente, tan solo hay que ver que en el 2011 sus acciones valían 48.83 dólares y para el último trimestre de 2012 estaban en 28.53, lo que significó una caída del 42%.

Ante esta circunstancia, Best Buy creó una estrategia denominada Renew Blue en donde se enfocó durante los siguientes años a mejorar la experiencia de los clientes, otorgando beneficios y membresías exclusivas. Diseñaron lo que denominaron una experiencia de compras multicanal. Atrajeron y desarrollaron “líderes transformacionales” a su negocio y le apostaron para que su personal entregara “resultados extraordinarios”.

Dentro de la estrategia se incluyó colaborar con sus proveedores para generar mayor valor y se plantearon recortes en gastos.

En 2015, la compañía cerró 30 tiendas y anunciaron recortes por 250 millones de dólares. Con la estrategia de Renew Blue recortaron 1.1 billones de costos en cuatro años. El tiempo transcurrió y la empresa logró estabilizarse y generar utilidades en los últimos años.

Al final, han pasado de tener 1,746 tiendas en el 2012 a mil 231 en el 2020. El reto para Best Buy no ha terminado, ya que en 2017 su director general Hubert Joly se percató que las ventas en las tiendas físicas siguieron en descenso e incluso mencionó que Amazon fomentaba a que la gente viera los productos físicamente en Best Buy, pero que los comprará en su portal a un precio más barato. Aquí está la realidad de porque Best Buy se va de México. Ante la llegada de Amazon en 2015 a nuestro país el panorama comercial cambió para muchas empresas. El presupuesto en publicidad y la inversión que está haciendo esta empresa en centros de distribución es impactante y en este segmento en particular de electrónicos difícilmente podrá ser superado. En los reportes financieros de Best Buy ya se hablaba del riesgo que existía por el hecho de que había competidores que tenían mayores recursos financieros y presencia en el mercado. Se cumplió lo que ellos mismos anticipaban y la pandemia del Covid-19 vino a darles el último empujón para tomar la decisión de salir del mercado mexicano. Ante la presencia de Mercado Libre y Amazon no podrán competir con las tiendas en línea, debido a que estas últimas empresas han destinado millones de dólares a investigación del consumidor, así como a desarrollar sus canales de distribución; se han enfocado más en cómo mejorar la experiencia del usuario en cuanto a los precios, empaques y retos logísticos, que a la experiencia como lo ha hecho Best Buy de compra en tiendas físicas, atención, servicio y garantía.

Derivado de la pandemia se aceleró el cambio en la conducta del consumidor mexicano y esto ya lo sabe Best Buy. Por ende, más vale retirarse a tiempo y concentrarse en Estados Unidos para desde ahí hacerle frente a su competencia. Sus números financieros y el precio de sus acciones aún se mantienen, pero de continuar en nuestro país, serán arrastrados a números negativos, poniendo en riesgo a la empresa. Esperemos por el bien de la competencia y la eficiencia económica que logren rediseñar y trazar una estrategia que les permita salir adelante y por lo pronto, que aprovechen su último Black Friday mexicano.

Noticias relacionadas

Back to top button