fbpx
A criterio deColumnasMario Maldonado

Slim y AMLO en Palenque


La gélida relación que sostuvieron Carlos Slim y Andrés Manuel López Obrador en por lo menos el primer año y medio de la administración comienza a derretirse, y cada vez se nota más el acercamiento del multimillonario mexicano con el presidente, a quien visitó este fin de semana en su quinta rústica de Palenque, Chiapas.

“Desayuné con Carlos Slim porque estamos evaluando el avance en la construcción del Tren Maya y su empresa tiene un tramo a su cargo. También hablamos de otros temas y le mostré la ceiba más grande que tengo en la quinta”, publicó AMLO el sábado en su cuenta de Twitter. El mensaje vino acompañado de una fotografía en blanco y negro donde aparecen ambos en guayabera y pantalón de vestir. El presidente usa huaraches.

La reunión entre los máximos representantes del poder económico y político, en vísperas de la elección más grande del país y en momentos en los que el presidente tiene abiertos varios frentes por su amenaza a la independencia del Poder Judicial, con Estados Unidos y los empresarios mexicanos por la contrarreforma al sector energético, generó decenas de reacciones en redes sociales y medios de comunicación.

No es para menos: el presidente se ha empeñado en criticar la mezcla del poder político y económico en sexenios pasados; ha criticado a los empresarios por haberse beneficiado de las privatizaciones y el Fobaproa, así como por no conformarse con tener “ganancias justas” en sus negocios. Sin embargo, la relación del titular del Ejecutivo con los empresarios está tan desgastada que la reunión con el hombre más rico de México pretende dar una imagen de que sigue en contacto —y recibe consejos— de los hombres de negocios.

¿De qué platicaron los dos hombres más poderosos del país? Difícil saber cuáles fueron los “otros temas” a los que se refirió el presidente en su mensaje, además del avance en la construcción del Tren Maya, proyecto en el que Operadora Cicsa y FCC Construcciones (ambas con participación preponderante de Slim) se adjudicaron un contrato de 18 mil 553 millones de pesos.

Lo que sí se sabe es que la relación entre Slim y AMLO pasó de ser fría a buena en los últimos meses, sobre todo a partir de que ambos se contagiaron de Covid-19 en enero de este año, cuando la pandemia estaba en uno de sus puntos máximos. Cercanos a la familia Slim confirmaron que el presidente se comunicó con él para desearle pronta recuperación, lo mismo de parte del empresario hacia el mandatario.

A finales de febrero, reporteros preguntaron a Slim sobre la reforma al sector eléctrico, la cual dijo desconocer. No obstante, aprovechó los micrófonos y grabadoras para criticar a sus colegas, los empresarios. “Hay mucha inversión retrasada en la infraestructura, con dinero privado, porque las obras con recursos públicos empezaron desde que inició el sexenio. Falta mucho de la infraestructura que se anunció hace año y medio”, lanzó el multimillonario. ¿Es por incertidumbre?, se le cuestionó. “No, yo creo que puede haber más culpa por parte del sector privado, o no culpa, sino que hay que moverlo más”, respondió.

AMLO y Slim tuvieron buena relación durante el gobierno del primero en la capital del país, pues el empresario ayudó a restaurar el Centro Histórico. La relación pasó de ser buena a fría al inicio de la administración, en 2018, tras la cancelación del aeropuerto de Texcoco y luego de que Slim no fuera invitado al Consejo Asesor Empresarial de la Presidencia.

Hoy, el ingeniero parece haber abierto sus cartas: apoyará a AMLO en lo que resta del sexe-
nio, entre otras cosas para no ver afectados sus negocios.

Mario Maldonado

Noticias relacionadas

Back to top button