fbpx
A criterio deColumnasSe dice

Se dice…


Que el polémico director jurídico de la Secretaría de Educación Pública de Hidalgo (SEPH), Carlos Arozqueta, ha causado muchos problemas en la relación sindicato-gobierno estatal; por lo que el secretario de Gobierno, Simón Vargas Aguilar, sin consultar al gobernador Omar Fayad, ordenó su cese inmediato.

que los diputados de Morena están incontrolables, pues sus egos no los dejan pensar y trabajar por el bien de su bancada, al grado de que su coordinador, Ricardo Baptista González, con tal de no tener problemas con ellos, ha dejado pasar acciones como sus protagonismos, sus malos tratos e indirectas entre ellos. El problema, parece, es que si no se centran en la realidad solo exhibirán su desconocimiento, como ha pasado durante los dos primeros meses de la actual legislatura.

que quienes están en aprietos son los alcaldes de San Bartolo, Francisco Uriel Islas Trejo; Tepeapulco, Alfonso Delgadillo; Huejutla, Raúl Badillo; Emiliano Zapata, Antonio Espinoza, y Eustorgio Hernández, de Yahualica. Ayer, la Auditoría Superior de Hidalgo presentó ante el Congreso local la segunda entrega de Informes Individuales sobre la Cuenta Pública 2017. En suma, los cinco tienen deudas de por lo menos 18 millones de pesos. Lo que más llama la atención es que se trata de municipios pobres, donde parece que los excesos son más importantes que las necesidades de los pobladores.

que, hablando otra vez del Congreso hidalguense, el nuevo titular de Comunicación Social, Alfredo Dávalos, olvidó que fue contratado por el Poder Legislativo y no por Grupo Universidad o Morena. Resulta que, tras la discusión sobre la repartición de comisiones, el funcionario, muy cercano a Gerardo Sosa, “olvidó” difundir las intervenciones de los diputados del PRI y del PAN, como si estos no existieran. Ni en los tiempos más priistas pasó esto.

que quien no para de intentar llamar la atención es la excandidata a gobernadora Xóchitl Gálvez, pues llegó a la sesión del Senado pintada como Catrina; parece que a la panista-perredista no le basta su particular lenguaje para hacerse notar, sino que ahora hasta se disfraza.

Noticias relacionadas

Back to top button