fbpx
A criterio deBertha AlfaroColumnas

Realidad alterna – Columna de Bertha Alfaro


Algunos se lo atribuyen a la pandemia, otros afirman que están perdiendo la cabeza, pero sea cual sea la razón, lo cierto es que de un tiempo a esta parte la política se ha convertido en un circo de varias pistas, donde sus personajes compiten por cometer toda clase de insensateces, por no decir pendejadas, para hacerse notar.

Y no hay que ir hasta el corazón de la Ciudad de México para encontrarse con políticos con una capacidad infinita para mostrar su incapacidad, también en Hidalgo hace aire.

En cuestión, ya no hablemos de los últimos tiempos, en horas, representantes de los ciudadanos y encargados de las alcaldías han dado muestra de que no tienen idea de que chingados están haciendo en sus puestos.
Vayamos por partes.

Mientras afuera el Congreso un grupo de ciudadanos, comerciantes de la zona de Tula, se manifestaban por la falta de respuesta a sus necesidades después de la inundación y que, a más de un mes de haber ocurrido, nomás no ven para cuando les lleguen los apoyos que desde la federación les prometieron, adentro los legisladores se hacían gueyes y unos a otros se empujaban como diciendo, “ve tú, no mejor tú”.

Hombres y mujeres desesperados por haber perdido su patrimonio llegaron hasta la reja del Congreso donde esperaron a que alguno de sus representantes los atendiera.

Por fin uno de los diputados se compadeció y salió a hablar con ellos sin que se conociera a qué acuerdos llegaron.

Pero la que ni siquiera se apareció fue la diputada Sharon Macotela, que por cierto es de Tula, seguramente porque como aún andaba en fachas y greñuda, y primero muerta que salir fodonga.

Otra diputada que ignoró el Día Internacional de la Lucha Contra el Cáncer de Mama, fue la presidenta de la Comisión de Salud del Congreso del estado, Juana Vanesa Escalante Arroyo, y mejor abordó otros temas, importantes si, pero que pudieron atenderse en otro momento. Seguramente después de su penosa respuesta a la iniciativa de solicitar recursos para instancias que se dedican a atender de manera profesional el cáncer de mama, prefirió hacerse la que no oyó, aunque si se vistió de color rosa, bueno al menos eso hizo.

Pero la que de plano se voló la barda con sus acciones incongruentes, llámese chaquetas mentales, fue la alcaldesa de Ixmiquilpan, quien en medio de una encarnizada lucha de grupos delincuenciales que se disputan la plaza y que frecuentemente ejecutan a personas en su municipio, se dedica a participar en la grabación de videos; no sabemos si para promocionar su imagen, darle difusión al mercado, apoyando a nuevos valores musicales, organizando grupos de baile o para el turismo internacional, lo cierto es que luego de que en redes se difundió su último video clip, el público se quedó estupefacto, anonadado, pendejo por decir lo menos.

¿Es en serio? ¿Esa es la visión de representar al pueblo? ¿Estas personas son las que juraron y perjuraron que actuarían de forma diferente?

Ante estas manifestaciones de estupidez extrema, los ciudadanos ya están convencidos que estos personajes de la política viven en una realidad alterna, un mundo diferente al de la mayoría y donde los temas chingones de rap pueden resolver el asunto de la inseguridad, o un buen maquillaje y una peinadita, ayudaría a reponer las pérdidas de los miles de damnificados de Tula o ya encarrilados en una de esas y con una ropita rosada las mujeres con cáncer de mama puedan encontrar la cura.

Lamentablemente esos son nuestros representantes y ni modo hay que chingarse, porque ni como reclamarles, ellos o más bien ellas, viven en otro mundo.

Espero sus comentarios. Fb: Bertha Alfaro

Mira las columnas de Criterio 

Noticias relacionadas

Back to top button