fbpx
A criterio deAunard de la RochaColumnas

¿Quién da más?


¿Tienen pensado hacer algo el próximo 20 de julio?

¿Qué les parecería hacer un vuelo al espacio?

Suena un poco ilógico e inalcanzable para muchos, sobre todo si no somos astronautas. Pero la realidad supera nuevamente a la ficción y actualmente nos encontramos en el punto que será el parteaguas de la nueva era de turismo espacial.

Este nuevo segmento turístico inició el 30 de abril de 2001 cuando el millonario estadunidense Denis Tito pagó 20 millones de dólares por viajar a las Estación Internacional Espacial (ISS) en un cohete ruso. A partir de esa fecha y hasta el 2009 se tiene conocimiento de que la Agencia Espacial Rusa organizó algunos viajes similares que seguramente les ayudó a financiar sus proyectos espaciales.

Conforme ha pasado el tiempo hemos visto esfuerzos como el de Sir Richard Branson propietario de Virgin Galatic que el pasado 30 de marzo presentó su primera nave espacial Space Ship III, la cual se encuentra haciendo pruebas desde su pista de lanzamiento “Spaceport” localizada en Nuevo México Estados Unidos. El

objetivo de la empresa es escalar el negocio de los viajes espaciales.

Otra empresa que está invirtiendo millones de dólares en la industria aeroespacial es Space X, comandada por Elon Musk, quien se jacta de fabricar los cohetes y naves espaciales más modernos en el mundo. Esto lo hemos podido constatar con la nave Crew Dragon que ya está llevando astronautas desde el suelo norteamericano a la estación espacial, lo cual ha sido todo un logro después del trágico accidente que tuvo la NASA con su transbordador espacial Columbia en 2003 y en donde lamentablemente fallecieron siete pasajeros.

Space X ganó en abril de este año un contrato con la NASA por 2.9 billones de dólares para llevar astronautas a la luna, lo anterior causó mucha polémica con las otras empresas que estaban compitiendo por este presupuesto para avanzar en sus propios proyectos como el del turismo espacial.

Una de las empresas que se mostró molesta con esta decisión fue la de otro multimillonario Jeffrey P. Bezos, (creador de Amazon) quien fundó Blue Origin, otra empresa que compite con las dos anteriores y que ha diseñado su sistema de cohete suborbital denominado Shepard en honor a Alan Shepard, quien fuera el primer estadunidense en viajar al espacio. Y es a esta empresa a la que se la acaba de ocurrir un esquema muy original para dar a conocer sus próximos vuelos turísticos y es a través de una subasta de un asiento para acompañar a la tripulación que saldrá del planeta tierra en el mes de julio. Dicha subasta ya esta publicada en su página de internet los interesados tienen hasta el día 19 de este mes para hacer sus ofertas. Y ese mismo día 19 se publicarán las ofertas y quienes quieran seguir participando tendrán que pujar por encima de la oferta más alta. La subasta se llevará a cabo en vivo el 12 de junio. Lo recursos obtenidos por la venta de este asiento, serán destinados a una fundación que creó el propio Bezos, la cual tiene como objetivo inspirar a niños y adolecentes en el tema espacial.

La batalla por conquistar el espacio pareciera ser el hobby de los millonarios y están en juego no únicamente cantidades estratosféricas de dólares, sino también el orgullo personal de quien logre dominar este sector, ya que por lo visto el planeta tierra no les ha sido suficiente.

Así que ya saben si no tiene nada que hacer el 20 de julio, entren a la subasta por un asiento para viajar al espacio. Veamos quién será el que dé más y logre el sueño de muchos que es ver la tierra desde lo lejos y enfrentarse al infinito.

Noticias relacionadas

Back to top button