fbpx
A criterio deColumnasJessica Blancas

Planeación Urbana para Ahorrar Dinero – Columna de Jessica Blancas


Si se culpa a la corrupción por lo sucedido en Tula, pues ya nada más falta que finquen responsabilidades a la cultura Tolteca por haberse asentado en este “lugar de los tules o los juncos”

En estos días pareciera que la “raja política” toma auge con algunas voces que debieran preocuparse por hacer y aprobar reformas que conlleven a un verdadero bienestar en lugar de polemizar, o mejor aún, preocuparse por sumar y regresar al sitio del desastre natural, con aquellos que dicen representar. Entonces el enojo que dicen tener, convertirlo en etiquetar presupuestos que alcancen para lograr una planeación urbana que conlleve a ahorrar dinero.

Usar la máxima tribuna para decir que “la naturaleza desenmascara la corrupción” o “drenajes de papel”, es como reclamarle a Quetzalcóatl haber usado el Río Tula para llegar y establecer la Ciudad de los Atlantes. No es algo que los fundadores de esta gran civilización, entre los años 900 y 1050 d. C. pudieran haber pensado, si sus calles serían angostas o anchas, o si tenían que tapar el cauce. Ya solo falta echarles la culpa a ellos de esta zona de riesgo por ser lacustre.

Hablando dentro de un contexto histórico, nos remontamos a los tiempos de Luis XV en la Francia del siglo XVIII, donde las calles además de empedradas eran angostas; contexto que demuestra solo una cosa: no se planeaban las avenidas, así surgían las ciudades europeas.

¿Cómo se controla la fuerza del agua en un cauce tan extenso? ¿Cómo evitas que un fenómeno hidrometeoro lógico no afecte? Veamos lo que pasó recientemente en Alemania y en otros países potencia, se inundaron.

El Río Tula nace en las aguas negras del Distrito Federal y del área metropolitana, convergiendo las aguas de los Ríos Churubusco, Los Remedios, La Piedad. Todas estas corrientes contaminadas forman el gran canal. De ahí se forman tres corrientes, una a las partes altas que sirve de riego a: Atotonilco de Tula, Atitalaquia, Tula, Tlaxcoapan, Tlahuelilpan, llegando hasta Ixmiquilpan y otros del Valle del Mezquital con cuyas corrientes se integra el sistema de riego número tres, el más importante de Hidalgo, cita el portal inafed.gob.mx.

Sé que muchos coincidimos en que el discurso debe ser otro, demostrado con ayuda y con otredad, es decir, “ponerse en el lugar del otro”. Hidalgo se reconoce por tener sociedad organizada y volcada con una única bandera: solidaridad, ejemplo de ello cuando el gobernador Omar Fayad, como siempre, comprometido con su pueblo, se trasladó con su gabinete para encabezar las acciones necesarias ante la emergencia. La ayuda era urgente, ¡era de ya! Demostramos que en Hidalgo, estamos hechos de una sola pieza: Unión.

En lugar de ocupar un espacio para decir con estratagema (astucia) que hay drenajes de papel, mejor explicar el destino del recurso del FONDEN y cómo se trabajará para mejores presupuestos. Cada quien hagamos nuestra parte. Sumemos. Seamos solidarios.

Mira las columnas de Criterio 

Noticias relacionadas

Back to top button