fbpx
A criterio deBertha AlfaroColumnas

Pierde fuerza el patriarcado


Por razones de salud desde hace varios meses Romana dejó su querida Huejutla buscando en Pachuca un médico especialista que atendiera su enfermedad. A ella como muchos pacientes con enfermedades terminales la cancelación del Seguro Popular le rompió la madre. Sin recursos para atenderse, viajó más de 200 kilómetros con la esperanza de encontrar en la capital, el remedio que estuviera al alcance de su bolsillo para atenderse.

Durante estos meses de peregrinar en busca de un especialista bueno, bonito y barato, mientras esperaba su consulta, escuchó a un candidato que hablaba de la importancia de recuperar los programas de salud cancelados por la actual administración y pensó, ese es el hombre que nos puede ayudar a los que ya no tenemos esperanza.

Con la ayuda de su hija, Romana buscó en redes sociales a este candidato que ofrecía traer de nuevo a Hidalgo las medicinas y la atención de especialistas con las que contaban anteriormente en el Seguro Popular y ahí a diario lo seguía en sus giras.

Para Romana los ofrecimientos del candidato, eran como una esperanza de contar con la atención y medicamentos que ni ella ni su familia podían pagar.

Fueron sesenta días de alimentar la ilusión de que si ganaba el candidato iba a pelear en la cámara por recuperar los beneficios que los pacientes con enfermedades terminales habían perdido.

Así que cuando llegó el día de la elección Romana y su hija llegaron hasta la casilla para emitir su voto y por supuesto cruzaron el nombre del hombre que había prometido devolver la atención en salud y los medicamentos que le habían quitado.

A Romana no le importó estar varias horas en el rayo del sol para emitir su voto, ella estaba convencida de que su candidato le iba a cumplir.

Pero la historia no tuvo un final feliz.

Al día siguiente Romana se enteró que el candidato de su preferencia había perdido la elección y que quienes habían cancelado los programas sociales era los triunfadores.

En ese momento, Romana sintió una gran tristeza por el abandono, por la pérdida y porque ella creyó que aún había esperanza para su enfermedad que lentamente se estaba llevando su vida.

Como consuelo, espera Romana espera que, de las cinco mujeres elegidas para representar a Hidalgo en el Congreso de la Unión, aunque sea una tenga los huevos suficientes, perdón ovarios suficientes, para ser empática y solidaria con las mujeres que padecen por las decisiones equivocadas y pendejas de los funcionarios de la federación y que están matando a las pacientes de cáncer.

 

PALABRAS MÁS, PALABRAS MENOS.

El patriarcado opresor está perdiendo fuerza y son ahora las mujeres quienes figuran en la conformación de los Congresos estatales y la representación de Hidalgo en San Lázaro.

En esta elección cinco de siete diputaciones federales las ganaron las mujeres, tres de por reelección.
Llama la tención que una de ellas que no ha demostrado empatía con sus iguales, nuevamente vaya a la cámara.

La pregunta obligada ¿a qué chingados va?

Ahora entiendo al presidente cuando pide la revocación de mandato.

Espero sus comentarios. Fb: bertha alfa

Noticias relacionadas

Back to top button