Parlamentarismo

Entre Pedro Sánchez (PSOE), nuevo Presidente del Gobierno español y Donald Trump hay un elemento en común: ninguno obtuvo mayoría de votos pero ambos gobiernan. Algunas creencias que alguna vez creímos duraderas terminan hechas añicos. Es el caso de las supuestas ventajas del sistema de gobierno parlamentario respecto del presidencial.
Por primera vez desde la promulgación (1978) de la actual Constitución española el gobierno emanado de unas elecciones generales ha tenido que dimitir por una moción de censura aprobada en el Congreso de los Diputados; también por primera vez el Presidente del Gobierno surge de una coalición de partidos y bancadas parlamentarias que suman mayoría congresional, pero una a una carecen de la legitimación que el voto popular otorga al partido que gobierna.
Detalle no menor es que el voto de censura y la obligada dimisión de Mariano Rajoy fueron resultado del escándalo de corrupción conocido como el “caso Gürtel” que enlodó al Partido Popular (PP) y llevó a la cárcel a varios de sus dirigentes, incluyendo a su tesorero nacional. Una vez más la corrupción vinculada al financiamiento de campañas electorales y partidos políticos conduce a una crisis política, que en un sistema parlamentario, como lo es el de España, desemboca en la moción de censura y la consecuente caída del gobierno.
La estabilidad y pluralidad que al sistema parlamentario de gobierno se le atribuye como virtud intrínseca ha quedado, por decirlo suavemente, en entredicho. Antes Rajoy no pudo conseguir en el parlamento los votos necesarios para formar el gobierno, que acaba de caer; tuvo que esperar a que una crisis interna llevara a los diputados del Partido Socialista Obrero Español a la abstención y por ende a hacer posible la mayoría necesaria para formar gobierno. Enfrentado a la cúpula de los barones del PSOE (encabezada por el ex presidente Felipe González), Pedro Sánchez renunció hace dos años a su asiento como diputado y a su cargo como líder del partido. Regresó al cargo después de obtener una contundente victoria en la elección interna para dirigente máximo y desde el sábado pasado despacha en La Moncloa como presidente del Gobierno.
El problema es que para tumbar a Rajoy y encaramarse en el gobierno Sánchez tuvo que pactar con tirios y troyanos, de diestra a siniestra; a sus 84 diputados, el líder del PSOE sumó los 67 de la tan difusa como radical nueva formación llamada Unidos Podemos, encabezada por el ambicioso Pablo Iglesias, el resto de los votos para completar los 180 que votaron a favor de la moción de censura los proporcionó la variopinta constelación de pequeños partidos autonómicos, cada uno a la espera de cobrar la factura lo más pronto posible ya que los más optimistas augurios dan al nuevo gobierno un plazo no mayor a 12 meses de vida, o menos, si por la fragilidad de la alianza anti Rajoy se produce otra crisis de gobierno que deba ser resuelta, o al menos intentarlo, mediante nuevas elecciones.
A lo acontecido la semana pasada en España hay que agregar la reciente conformación del nuevo gobierno italiano, producto de elecciones que no produjeron mayoría y en cambio entregaron la emergencia de nuevas formaciones electorales, como el llamado Movimiento 5 estrellas y la Liga Norte, la primera de abierta vocación aislacionista respecto de la Unión Europea y la segunda separatista de cara al resto de Italia. A tal grado llegó el extremismo de la nueva mayoría en el parlamento que el presidente Sergio Mattarella vetó al gobierno a fin de impedir el arribo de personajes de abierta fobia europea. El nuevo primer ministro es el profesor Giuseppe Conte, de orientación conservadora. La crisis política de Italia, cuyo origen bien podemos ubicar en la época de Maquiavelo, es otro caso de la actual crisis del parlamentarismo.
Parece obligado que quienes postulan el cambio del sistema presidencial al parlamentario pongan atención a lo que ocurre en Europa. No sea que opten por unos zapatos que sus fabricantes ya no usan, porque pasaron de moda.

 

Jorge Alcocer
Agencia Reforma

Te puede interesar:

Tras derrota, Rosalba Calva y Armando Quintanar regresan a su curul

Tras derrota, Rosalba Calva y Armando Quintanar regresan a su curul

Luego de haber sido derrotados en la elección del 18 de octubre, los diputados locales …

/** ADS Render - HOME **/ //970 TOP home patrocinado //widget home - primary widget area -
//widget home - primary widget area -
//ads block debajo de multimedia - HOME //ads block HOME debajo de ticket //ads widget - HOME 45917989_home_debajo_portada //ads - HOME - ultimo widget // tag tidok