fbpx
A criterio deColumnasSalvador García Soto

Morena en Tamaulipas: relaciones peligrosas


Entre asesinatos violentos, financiamientos turbios a sus campañas y asociaciones con personajes vinculados al crimen organizado, el partido Morena y varios de sus precandidatos a la gubernatura de Tamaulipas se están moviendo “en el filo de la navaja” en un estado permeado completamente por la narcopolítica y los cárteles de la droga que en su momento se aliaron con el PRI, luego con el PAN y ahora parecen favorecer y acercarse a Morena como la opción que, según las encuestas y también las narcoencuestas, puede ganar el estado en los próximos comicios de 2022.

Si ya la ejecución del empresario Sergio Carmona Angulo —a plena luz del día y en San Pedro Garza, el pasado 22 de noviembre— había puesto al descubierto las “relaciones peligrosas” con mafias criminales y empresariales que el partido Morena ha venido construyendo en Tamaulipas, ahora aparecen nuevos “operadores políticos” que trabajan, o al menos eso dicen, para las cúpulas morenistas.

Y es que el brutal asesinato de Carmona Angulo sacudió lo mismo a precandidatos morenistas como Américo Villarreal y Maki Ortiz, que a diputados como Erasmo González y al dirigente nacional del partido, Mario Delgado, quienes se habían acercado al empresario que financió las campañas morenistas que ganaron en Tamaulipas en los comicios de junio y se aprestaba a financiar también a los candidatos del oficialismo en 2022.

Ahora, en el mismo Tamaulipas, surgen nuevos indicios de que la narcopolítica que domina ese estado desde hace varias décadas, también ya penetró a Morena hasta sus cúpulas no solo locales sino nacionales. En las redes sociales circula un video donde Gastón Arriaga, conocido por ser el principal operador político del alcalde de Ciudad Madero, Adrián Oseguera, uno de los aspirantes también a la gubernatura y que participa en la encuesta para elegir al candidato, se le ve gritando en una fiesta donde toca un mariachi de fondo: “Y ¡arriba el Cártel del Golfo, putos!”.

El padre de Arriaga, Gastón Arriaga Barragán, se encuentra actualmente preso y procesado por narcotráfico en Estados Unidos.

Lo más delicado del video en el que este asesor morenista le grita vivas a la principal organización de narcotráfico en Tamaulipas es que el protagonista Gastón Arriaga presume por todo Tampico que él es “el coordinador de la campaña de Claudia Sheinbaum en Tamaulipas”, a donde dice haber llegado recomendado por Bertha Luján, la presidenta del Consejo Nacional de Morena, y con quien Gastón presume varias fotografías y encuentros con la señora Luján en sus redes sociales.

Por si fuera poco, en el Congreso local a Gastón Arriaga lo conocen como el “diputado 37” porque siempre le opera todos sus asuntos al coordinador de Morena en la cámara local, Armando Zertuche. Es decir, lo reconozcan o no, al partido de López se le han colado personajes no sólo impresentables por sus actitudes sino también con vínculos muy peligrosos con la delincuencia organizada. El fenómeno no es exclusivo de Tamaulipas y se presentó también en las pasadas elecciones de junio de este año en los estados del Pacífico, desde Guerrero, Michoacán, Jalisco, Nayarit, Sinaloa y Sonora, sin dejar de mencionar a las dos Baja California, en donde hay denuncias públicas, denuncias legales presentadas y evidencias de cómo los grupos del narcotráfico apoyaron a los candidatos de Morena. Eso se ve venir de nuevo en Tamaulipas, donde la violencia y el dinero ilícito ya se asomaron en las próximas elecciones.

Noticias relacionadas

Back to top button