fbpx
A criterio deAunard de la RochaColumnas

¡Me urge un chip!


¿Ya eres víctima de la escasez de chips?

Pasan los días y en muchos lugares se escucha que no hay chips.

Muy recientemente, la compañía Apple anunció que no podría producir una gran cantidad de sus teléfonos porque no había chips y muchos de ustedes dirán: “y a mí qué, ni que cambiara de teléfono cada mes o cada que sale uno nuevo”.

Hasta aquí todo va bien, pero resulta que hace unos días, un amigo me comentó que compró un automóvil y que le dijeron: “ya pronto se lo entregamos…”, y así pasaron los meses y nada: no hay ese preciso vehículo, ¿la razón?, no hay chips.

De igual manera, me acabo de enterar que existen empresas que fabrican equipos médicos que por la escasez de semiconductores no pueden proveer a los hospitales ni consultorios de equipos que tanto se requieren.

Resulta que antes de que se dieran los primeros casos por la pandemia, comenzaba a existir una demanda excesiva de chips/semiconductores, los cuales son fundamentales para que no solo los automóviles puedan funcionar, sino que también miles de aparatos electrónicos: computadoras, teléfonos, televisiones, lavadoras, relojes, radios, tablets, equipos de audio, cafeteras, entre otros.

El problema de escasez derivó por varios factores, entre los que destacan el cierre por las nevadas en Texas de las principales fábricas de chips en Estados Unidos. De igual manera, un incendio en Japón y la falta de agua en Malasia afectaron a los grandes productores asiáticos. Posteriormente llegó el Covid-19 y esta fue la estocada final a la fabricación de chips en el mundo. La pandemia hizo que la demanda, por un lado de electrónicos, sobre todo de computadoras aumentara, y por otro, los cierres de plantas y actividades redujeron la producción de chips.

Cabe señalar que los principales productores de chips en el mundo en orden de importancia son: China, Corea del Sur, Singapur, Malaysia, Estados Unidos, Alemania, Filipinas, Países Bajos y Tailandia.

La situación actual en esta industria, y todas aquellas que dependen de la misma como la automotriz, no ha sido fácil de resolver debido a que no es tan sencillo abrir una nueva planta de producción, ya que puede tomar más de cuatro años en armar una fábrica.

Es tan grave la situación que el presidente de Estados Unidos se tuvo que reunir el pasado mes de abril con directivos de empresas que necesitan de los chips, como Alphabet, AT&T, General Motors, así como las empresas que los fabrican, destacando Samsung. Derivado de dicha reunión el gobierno ha destinado recursos para ayudar a este sector en su reactivación.

En nuestro país, uno de los sectores más afectados es sin lugar a duda el automotriz, en donde, por ejemplo, en Nuevo León por la falta de semiconductores se producirán 20% menos carros; se espera que a nivel mundial se dejen de fabricar 9.4 millones de vehículos en este año.

Desafortunadamente no se ve que este año ni el próximo se solucione este problema; empresas como Toshiba mencionan que la escasez continuará hasta 2023 y que este problema dañará a toda la industria tecnológica.

Por lo pronto, piensen bien si están dispuestos a esperar a que les entreguen algo que está detenido por la producción de chips. ¡Si no les urge, pues paciencia, no pasa de que les entreguen su producto hasta el 2023!

Noticias relacionadas

Back to top button