fbpx
A criterio deBertha AlfaroColumnas

La peda es la peda


Dicen que la necesidad obliga a las personas a ser creativas y, en estos momentos, cuando la pandemia por coronavirus arrecia y en Pachuca aumentan los contagios, al grado de que el semáforo epidemiológico más rojo ya no puede estar, el hallazgo de un establecimiento de venta de alcohol y en el que la puerta de un refrigerador era en realidad la entrada al verdadero tugurio, habilitado como bar provisional, nos da cuenta de que la peda es la peda y no importa que a diario más personas resulten positivas por coronavirus, que los hospitales estén al tope y que los médicos agotados pidan a gritos que ya no la chinguen y se queden en su casa

Dicen que la necesidad obliga a las personas a ser creativas y, en estos momentos, cuando la pandemia por coronavirus arrecia y en Pachuca aumentan los contagios, al grado de que el semáforo epidemiológico más rojo ya no puede estar, el hallazgo de un establecimiento de venta de alcohol y en el que la puerta de un refrigerador era en realidad la entrada al verdadero tugurio, habilitado como bar provisional, nos da cuenta de que la peda es la peda y no importa que a diario más personas resulten positivas por coronavirus, que los hospitales estén al tope y que los médicos agotados pidan a gritos que ya no la chinguen y se queden en su casa.

¡Qué ingenio y qué huevos de canijos!

Poner un pequeño establecimiento como pantalla y la puerta de un refrigerador como entrada para tener un bar en forma en el interior, eso es creatividad.

Curioso es el hecho de que estos bares clandestinos estuvieran operando de manera tan impune y sobre todo en tiempo de covid, lo que habla de complicidades, pero lo sorprendente es que los hayan cachado y les clausuraran el bar sin miramientos, para que estos cabrones no sigan fomentando el vicio entre los jóvenes y mucho menos en este momento donde lo prioritario es atajar los contagios.

No se sabe a ciencia cierta cuándo comenzó a funcionar esta cantina disfrazada, pero el hecho de ingeniárselas para colocar el refrigerador y que lo acondicionaran como puerta de entrada al antro, nos refiere de que no fue improvisado, que cuando menos debieron tener algunos cálculos y, por supuesto, una buena lana para que nadie se diera cuenta de que ahí dentro del refrigerador había una fiesta.

Ya me imagino a los creativos ideando este nuevo estilo de embriagarse en tiempos de covid y toda la red de información en torno al bar para saber en que momento llegarle a la cantina.

Esa es la función oscura de las redes sociales que para lo malo están al tiro y sobre todo permiten tejer complicidades para, según ellos, divertirse.

Y no es que seamos espantados, pero esto solo evidencia el grado de irresponsabilidad de quienes manejan los bares clandestinos, el valemadrismo de los dueños que hacen negocio a costa de la vida de todos y la indiferencia de los chavos que no le miden al peligro, porque más allá de chingarse a largo plazo el hígado y los riñones, ahora resulta que la muerte les puede llegar rapidito vía un apapacho, un abrazo de cuates o al brindar con las famosas cruzadas porque el coronavirus ya no es enfermedad solo de viejos, también los jóvenes se contagian, y lo peor del caso es que son los más graves en los hospitales, donde, por cierto, cada día hay menos camas.

Hasta el momento las autoridades de salud están haciendo hasta lo imposible por contener al puto virus, atienden a todos los que se puede, pero con casos como este, de plano ya no saben si exigirles a los jóvenes que acuden a estos bares, que por favor se queden en su casa o mentarles la madre.

 

Palabras más, palabras menos

Ya estamos en tiempos electorales y aún con la pandemia encima, parece inconcebible que algunos partidos políticos estén usando de pretexto a la enfermedad para, de manera miserable, montar su campaña en la vacunación contra el covid.

Con qué derecho se creen para mentir en una publicidad diciendo que van a aportar para el financiamiento de las vacunas, esperando con ello ganar votos, eso es no tener vergüenza ni madre.
Eso también es corrupción y seguramente el pueblo y la ley se los demandará.

Espero sus comentarios. Fb:bertha alfar

Mira las Columnas de Criterio Hidalgo 

Noticias relacionadas

Back to top button