Información confidencial

¿Hasta dónde estarías dispuesto a usar la tecnología? ¿Te importa mucho tu privacidad?

Seguramente a muchos de ustedes les tocó ver la serie de El Hombre Biónico, misma que se transmitió en 1974 en la cual un astronauta pierde en un accidente sus, piernas un brazo y un ojo mismos que son reemplazados por piezas cibernéticas.

En aquellos años todo esto formaba parte de la ciencia ficción. A alguien se le ocurrió que podría existir un ojo que tuviera visión telescópica y vista infrarroja. Después de esta serie, surgieron varias películas en donde hemos visto el uso incluso de la inteligencia artificial para darle vida a robots que parecen humanos.

Esta semana nuevamente el empresario Elon Musk vuelve a sorprendernos con la presentación de Neuralink. Una empresa que lleva dos años trabajando en implantes para el cerebro que pueden conectarse a través de Bluetooth a un teléfono celular.

Su objetivo es poder instalar en el ser humano un chip conectado con cables que miden menos que el ancho del cabello humano y que a través de este mini aparato las personas puedan potenciar su memoria o utilizarlo en pacientes con cáncer, cuadripléjicos o que han tenido un infarto. Según los estudios realizados, se pueden implantar hasta 10 unidades en el cerebro.

Durante su presentación Musk resaltó que la operación para llevar a cabo el implante sería llevada a cabo por un robot operado por un cirujano. Como podemos darnos cuenta es un avance substancial en la medicina moderna, y veremos que otros usos se le dará a este chip. No pasaron muchas horas después de su lanzamiento para que comenzaran a surgir cuestionamientos sobre la privacidad de los datos que pueda generar este chip.

Imagínense todo lo que se podrá hacer con este invento.  Hasta dónde podrían llegar los estudios de mercadotecnia si pueden medir los impulsos en el cerebro las 24 horas. Hoy ya existen empresas que ofrecen estudios de neuro-marketing, quienes miden los impulsos en el cerebro que les provocan ciertas imágenes, esta técnica ha sido utilizada en campañas políticas en varios países incluido el nuestro. Amazon por ejemplo está estudiando el comportamiento de los clientes que entran a sus nuevas tiendas, hacia donde ven, cómo se mueven, cómo deciden.

Ahora imagínense tener un chip en la cabeza que envíe señales a un dispositivo y este a su vez las analice y las convierta en información útil para las empresas. El lado riesgoso de todo esto es la privacidad. ¿Hasta dónde vamos a poder mantener nuestra privacidad? ¿Quién de ustedes utilizó la FaceApp esta semana?

Ya existe el rumor en los noticieros de que esta App fue diseñada por una empresa rusa y que a través de ella la empresa obtiene acceso a la información de tu celular; al menos de tus fotos.

¿Qué va a pasar con la información, el día en que tengamos un chip en el cuerpo enviándola a una App? ¿Estaremos preparados para compartir nuestra información confidencial?

Te puede interesar:

Debuta hidalguense Josué Gómez con primer equipo

La llegada de Paulo Pezzolano al banquillo tuzo trajo una cascada de oportunidad para los …