fbpx
A criterio deAunard de la RochaColumnas

Hay de ataques a ataques


El pasado viernes se perpetuó un ataque cibernético sin precedentes a la empresa Colonial Pipeline, la cual opera la mayor red de oleoductos en Estados Unidos. Lo anterior provocó que se tuvieran que cerrar dichos ductos, generando que se perdiera el transporte de 2.5 millones de barriles de gasolina y otros combustibles, a lo largo de una red de distribución de 8 mil 850 kilómetros

Esta red logística distribuye a la parte este y sur del país e incluye el abasto de aeropuertos como el de Atlanta, el cual es considerado el más grande de la Unión Americana. Por tratarse de un asunto de seguridad nacional tuvieron que intervenir varias agencias del gobierno, incluido el FBI, para contener lo que estaba pasando y llevar a cabo las investigaciones de quién o quiénes estaban perpetuando dicho ataque. Después de una semana, el servicio de la empresa se ha regularizado y el impacto económico no fue tan grave como en un principio se esperaba. Afortunadamente, continuó la distribución de combustible en gasolineras y aeropuertos.

La empresa argumentó que el ataque fue diseñado para sustraer información de la empresa y no para detener la operación de la misma. Pero ante el escenario que se estaba viviendo, se decidió suspender el suministro de los ductos, por el riesgo de que los piratas cibernéticos pudieran ir más allá, de simplemente robar información y bloquear los sistemas de distribución de combustible.
Ante este ataque y después de varios días de investigación, el gobierno estadunidense detectó que el grupo de cyberterroristas Darkside es el responsable de este acto. No es la primera vez que se sabe que estos terroristas llevan a cabo este tipo de intromisiones. Se conoce que son especialistas en Ransomware, lo que significa que instalan archivos en las computadoras de sus víctimas y a cambio de liberar la información piden sumas cuantiosas de dinero.

En una reciente declaración el presidente de nuestro país vecino, Joe Biden, manifestó que dichos ataques fueron perpetrados desde Rusia, por lo que solicitó el apoyo del gobierno de ese país para actuar en contra de estos grupos criminales.

La lección que nos debe dejar este ciber ataque, es que efectivamente ya estaba en el panorama mundial este riesgo para la población, las empresas y los gobiernos, a los cuales estarían dirigidos este tipo de ataques. Por esto es urgente que los gobiernos actúen en contra de estos delincuentes, independientemente de contar con las herramientas tecnológicas para frenarlos.

En México, ya hemos tenido casos recientes de ataques a bancos y al propio gobierno, por lo que es sumamente importante redoblar esfuerzos sobre todo en áreas estratégicas como la CFE y Pemex, a quienes seguramente están constantemente tratando de vulnerar. En este sentido, no se deben escatimar recursos económicos ni humanos, para evitar un posible ataque. Ya vimos lo que pasó en Estados Unidos y hay de ataques a ataques.

Noticias relacionadas

Back to top button