fbpx
A criterio deColumnasMarco Moreno

El voto y la pobreza


Ya para el año 2018, según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), establecía que en el caso de Hidalgo “43.8% de la población de la entidad vivía en situación de pobreza, es decir, un millón 311 mil 100 personas”.

Podemos hablar de la forma en que se clasifica la pobreza, que al final del día sigue siendo eso, pobreza. Podemos también pensar que la pobreza es algo ajeno a nuestra familia y que solo estamos teniendo algunas dificultades para sostener y satisfacer las necesidades.

La pobreza hace vulnerables a las personas, la pobreza se convierte en ese espacio en el que la manipulación y el engaño, pueden hacer mella en la toma de decisiones de los ciudadanos.

La pobreza, es en tiempos electorales el hecho más señalado, sin decir su nombre, y más utilizada en los discursos de los políticos en campaña. El eje de los discursos y el soporte de la promesa empeñada.

Ahora se incluye el Covid –19, esa enfermedad que ha trastocado nuestra normalidad y nos amenaza cada ocasión que queremos emprender la aventura de regresar a esa forma de vida que teníamos en el pasado y que, al parecer, jamás volverá.

Han iniciado las campañas electorales y con ellas, las promesas, el compromiso, la búsqueda del voto ciudadano.

Es tiempo en el que las verdades se visten de rumores y descalificaciones, todo en aras del voto de las personas, las que deberán decidir, más en función de las percepciones y no de las propuestas, porque cada una de las propuestas de los candidatos se han traducido en un simple requisito, llamado plataforma electoral.

Robert Barro asegura que menores niveles de pobreza y pequeñas brechas de desigualdad en la población crean mejores condiciones para el desarrollo de una democracia sana y vigorosa.

Así que en el caso de Hidalgo, con un 48% de sus ciudadanos en situación, las condiciones para el florecimiento y consolidación de una democracia son endebles o, en su caso, inexistentes.

¿Cómo se pueden adoptar las mejores decisiones en medio de un montón de discursos en los que se asegura que ellos, representan la mejor opción para dejar atrás estas condiciones de pobreza, de atraso, de miseria?
¿En que momento se puede asegurar que esto es real, qué va a suceder? La pobreza no es, no ha sido el problema social que mas atención ha recibido de parte del gobierno local y federal. La pobreza ha estado por detrás de las otras decisiones, aquellas que nos aseguran el futuro, a decir de los que saben, los expertos.
La pobreza esta después de los impresionantes puentes construido en la capital del estado y de las infraestructuras de movilidad que se han desarrollado en diversos lugares de la entidad, esto a pesar y en contra de los discursos de quienes gobiernan y quienes aspirar a legislar.

Desde la perspectiva de Anirud Krishna, “las personas que viven en situación de pobreza brindan condiciones más complejas para la consolidación de la democracia que las personas ricas”; pero además otros autores señalan que es en la pobreza, donde se generan mejores condiciones para consolidar regímenes de carácter autoritario.

La pobreza no es buena, no debe ser usada como punto de apoyo para ganar un voto, menos si en las decisiones que adoptará aquel que gobierno o que legisla, su combate, la búsqueda de eliminación estará totalmente ausente.

Estamos en campaña, en medio de la pobreza, estamos hablando de transformaciones, de cambios, de certezas de que las cosas serán mejores en el futuro cercano, lo dicen aquellos que buscan reelegirse en el Congreso de la Unión, lo repiten los que anhelan llegar por primera vez a un escaño. Lo dicen una y otra vez, lo dicen, lo aseguran.

Cécile Lavrard-Meye expresa de manera contundente “Recordemos, ante todo, que el voto tiene dos funciones esenciales: es un medio para expresarse, y es el soporte de una opinión. La primera de estas funciones se relaciona con su estructura; la segunda, con su mensaje”.

Es tiempo de que el voto de los ciudadanos lleve a los políticos un mensaje, es tiempo que este sea razonado e informado; que se mantenga lejos del chantaje y la manipulación y se ex prese de manera consciente y encaminado a construir una nueva realidad en este país, que se hunde en la miseria, el atraso y la pobreza.

Noticias relacionadas

Back to top button