fbpx
A criterio deAunard de la RochaColumnas

El mayor de los riesgos


El pasado mes de enero el Foro Económico Mundial, de manera conjunta con Marsh McLennan y Zurich Insurance Group, publicaron el Reporte de Riesgos Globales 2023. En él se destaca que, debido a la pandemia, el mundo está atravesando por una crisis económica que ha sido causante de la inflación, la cual se vive a nivel mundial, misma que está impactando los bolsillos de la mayoría de la población. Lo anterior, aunado al conflicto armado entre Rusia y Ucrania han hecho que los alimentos y la energía formen parte de la problemática económica no solo de esa zona del mundo, sino de muchos otros países.

El reporte de riesgos contempla aquellos a corto plazo (dos años), y en orden de importancia, la crisis por el costo de vida ocupa el primer lugar, seguido por los desastres naturales y la confrontación geoeconómica. Posteriormente, están los riesgos como la mitigación del cambio climático, la erosión de la cohesión social, los daños ambientales a gran escala, el fracaso a la adaptación del cambio climático, el cibercrimen, la ciberinseguridad, la crisis de los recursos naturales y la migración involuntaria a gran escala. 

Todos estos riesgos son los que se ven venir para los próximos dos años, y ciertamente en nuestro país podemos ver que de estos muchos ya tienen impacto en la ciudadanía. En efecto, el costo de vida es y será un tema, y si bien en México ha existido un control para contener la inflación, de todos modos existe un incremento en los costos de vida, y si vemos lo que está pasando en Estados Unidos y otros países, el tema se está convirtiendo grave, ya que los créditos para incrementar la productividad después de la pandemia están cada día más altos. 

En tanto que el riesgo de desastres naturales vinculados a eventos climatológicos extremos cada día los podemos ver más. Tan solo vean lo que pasó en Nueva Zelanda en recientes días, en donde las inundaciones hicieron de las suyas en Auckland y la Isla del Norte. 

Cada día vemos que los huracanes avasallan lo que encuentran en su camino y, de igual manera, en Asia vemos cómo año con año aumentan las fuertes lluvias e inundaciones. Otro ejemplo son los incendios en Estados Unidos y en Europa, los cuales han sido catastróficos. 

Llama la atención en este nuevo reporte que aparezca el cibercrimen y la inseguridad cibernética dentro de los 10 riesgos globales. Si bien era un tema que estaba en la agenda de las grandes corporaciones y los gobiernos, hoy por hoy se tendrá que trabajar muy fuerte para fortalecer los esquemas y la tecnología que permita tener una mayor seguridad.  Actualmente todo se mueve en la nube, en servidores, y muchas operaciones vitales para la ciudadanía dependen de la tecnología. Por ello, también tendrá que haber un gran esfuerzo de los gobiernos para ir a la par en la implementación y actualización del marco normativo que permita la regulación y sobre todo el poder inhibir y castigar a los ciberdelincuentes. 

En este mismo reporte se habla también de los riesgos en los próximos 10 años y el primer lugar es ocupado por el fracaso para mitigar el cambio climático seguido por la adaptación al cambio climático, los desastres naturales, el colapso de la biodiversidad y los ecosistemas. Como podemos apreciar, estos cuatro riesgos están vinculados al cambio climático, por lo que, para todas las empresas en el orbe, así como para los gobiernos, este deberá ser el tema primordial en la agenda. 

Si bien hoy el riesgo mayor es la economía, la inflación y el impacto que esta tiene en las familias, al final del día y lo hemos visto a lo largo de la historia, llegará un día en el que el ciclo cambie y sea nuevamente positivo. Existirán los elementos necesarios para lograrlo. Lo que realmente está preocupante es el tema del cambio climático, ya que no se ve que realmente avancemos como humanidad y aquí si no hay vuelta. Lo vemos cada día, hoy las temperaturas se han elevado y se perciben en la vida cotidiana, hoy la escasez del agua derivado de la sequía está presente en muchas ciudades de nuestro país y como ejemplo vemos lo que ha estado pasando en lugares como la Ciudad de México, Monterrey e incluso ciudades más pequeñas, como Pachuca, que presentan problemas de surtimiento del vital líquido. 

Los riesgos derivados del cambio climático abrirán las puertas a temas y conflictos de otra naturaleza, el no cuidar y administrar los recursos naturales provocarán mayores crisis en el mediano plazo. De ahí la importancia de que nos tomemos todos en serio esta problemática. 

Aunard de la Rocha

Mira las columnas de Criterio Hidalgo 

Noticias relacionadas

Back to top button