fbpx
A criterio deAunard de la RochaColumnas

El gran reto


El pasado 26 de noviembre, el próximo secretario de Hacienda, Carlos Urzúa Macías, ofreció una rueda de prensa para mandar una buena señal a los inversionistas y con ello tratar de calmar las especulaciones. Tuvieron que pasar una serie de acontecimientos para que al final se percataran de que muchos de los mensajes y acciones que se habían realizado durante el periodo de transición no han abonado a la confianza de los mercados y, por ende, estamos viendo caídas en la bolsa de valores, así como un precio del dólar en constante movimiento.

El mensaje fue muy conciso y reconocieron que si algo se ha mantenido estable en el país es la economía. Entre otras cosas, habló de que se sentían satisfechos con las perspectivas de cierre del ejercicio fiscal 2018, y que se esperaba que este fuese ordenado. De igual manera se refirió a las reservas internacionales, las cuales, al 16 de noviembre, ascendieron a 173.8 mil millones de dólares y reiteró que este dinero no se va a tocar para otro fin.

Asimismo, confirmó que el nivel de endeudamiento de nuestro país no es malo y que, en comparación con otros países, estamos bien. A partir del sábado él será el responsable de que a nuestro país le vaya mejor. En sus manos y las de su equipo está la responsabilidad de cómo deben ejercerse los recursos, así como la planeación, elaboración, presentación y ejecución de los siguientes presupuestos. Él será el único responsable de hablar con el presidente y decirle qué se puede y qué no en temas financieros. Todos los demás secretarios podrán tener excelentes ideas e iniciativas, pero en la figura del secretario de Hacienda está el poder autorizarlas o no.

Es muy fácil, sin estar dentro del gobierno, opinar y decir que se van a lograr muchas cosas. Una vez sentado en la silla y en la majestuosidad, pero a la vez frialdad de Palacio Nacional, y en algunos momentos de soledad, tendrá que tomar decisiones que incidirán en millones de mexicanos. Su primer gran reto será la elaboración del presupuesto 2019. A estas alturas debe saber que no hay presupuesto que alcance para resolver todos los problemas del país y que gran parte del mismo se va en temas de salud, educación y seguridad.

Si bien no tendrá problemas, al menos en este primer año, para que sea aprobado en el Congreso, tendrá que lidiar con muchos de los diputados, así como los senadores de su propio partido, ya que muchos seguramente se ven haciendo carreteras y obras en sus lugares de origen, y a la hora de ver aprobado el presupuesto se percatarán de que no es tan sencillo y que el dinero, aunque parezca mucho, no alcanza.

Sin lugar a dudas, tenemos que desearle éxito a la nueva administración y sobre todo al nuevo secretario de Hacienda, quien enfrenta un gran reto. Su trabajo lo veremos reflejado en los indicadores económicos y, si logra igualar o mejorar lo que bien le heredaron, seguramente veremos a nuestro país dentro de las primeras potencias del mundo. De lo contrario, el fantasma de la crisis se hará realidad y no habrá manera de revertir los daños.

Aunard de la Rocha

Noticias relacionadas

Back to top button