fbpx
A criterio deColumnasJessica Blancas

El futuro de la Banca en México – Columna de Jessica Blancas


Hablar del futuro es siempre incierto, pero resulta interesante pensar en los posibles escenarios que deparan a un servicio tan clásico y antiguo como la Banca.

Los Bancos se crearon con la finalidad de contactar oferentes y demandantes de dinero y responder como últimos garantes (hasta un límite) si alguna de las partes no cumplía.

Con internet hubo una gran transformación de los pagos, la Banca y principalmente los mercados financieros.

Las operaciones pasaron a realizarse en milésimas de segundo, el volumen de operativa aumentó y dio paso a la ingeniería financiera y a la especulación.

Actualmente, vivimos unos tiempos donde la economía real está desconectada de los mercados financieros.

Estos últimos ya no reflejan la realidad de una empresa o la situación económica de un país, sino que se sostienen en la especulación.

Con la llegada del internet, los Bancos experimentaron una reducción en sus costos estructurales, principalmente de oficinas. La crisis del 2008 hizo replantear el servicio presencial y también se perdió un gran valor muy relacionado con la Banca: La confianza.

Muchos ciudadanos, a raíz de experiencias negativas con sus inversiones y de pérdidas considerables en sus ahorros, dejaron de confiar en su Banco de siempre. Las tecnologías y la crisis llevaron a que la Banca apostara por expandir su versión online o su uso de cajero para la mayoría de las operaciones. Con la pandemia de la COVID-19, este proceso se ha acelerado y expandido todavía más.

En el marco del Open Talks Foresight de BBVA, Javier Sebastián, economista principal de la Unidad de Regulación Digital y Tendencias, habló sobre los escenarios del futuro para la Banca: las diferencias entre Europa y México. Ahí abordó la relevancia que tiene para una institución financiera visualizar los cambios antes de que estos ocurran, ya que la Banca se encuentra en un momento de profunda transformación digital y es necesario trabajar en el futuro desde hoy.

Pero la historia no acaba aquí. Las fintech se avecinan como una gran amenaza para la Banca tradicional. Los neo banks y challenger banks se extienden cada vez más y sus servicios son más competitivos que la Banca tradicional, ofreciendo un catálogo de productos moderno y siguiendo una política de tarifas low cost, tan de moda en épocas de crisis.

Los challenger banks, a diferencia de los neo banks, cuentan con una licencia bancaria y como tal, están cubiertos por los fondos de garantía de depósitos (FGD) de sus respectivos países y sometidos a la misma regulación que un Banco tradicional. Sin embargo, algunos de los neo banks operan como entidades de dinero electrónico (EDE) con su debida autorización, que les permite ofrecer medios de pago como son las tarjetas, y emitir dinero digital para realizar operaciones de pago con terceros.

En los próximos años la competencia en el mercado financiero mexicano, no precisamente serán los Bancos sino los grandes tecnólogos, Google, Apple, Facebook, Amazon y Samsung (GAFAS) En el mercado de pagos y en la bancarización.

Mira las columnas de Criterio Hidalgo

Noticias relacionadas

Back to top button