fbpx
A criterio deColumnasSalvador García Soto

El acosador de Santa Lucía – Columna de Salvador García Soto


Al mediodía de ayer, en los terrenos del que será el nuevo Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, los integrantes de la Ayudantía del presidente recibieron una comunicación que provocó que comenzaran a movilizarse: en el entorno de la Base Aérea, donde López Obrador encabezaba la inauguración de la Feria Aeroespacial México 2021, se había detectado la presencia de un personaje político que no había sido invitado al evento y que rondaba con intenciones de acercarse al presidente y abordarlo.

Los miembros de la Ayudantía comenzaron a buscar al personaje y cuando lo localizaron comenzaron a encapsularlo, rodeándolo y aislándolo para evitar que pudiera acercarse al mandatario cuando este bajara del presídium después de la declaratoria inaugural a la que asistieron miembros del gabinete, gobernadores y embajadores de varios países acreditados en México. Una vez que el acechador estuvo encapsulado y que no había manera de que cumpliera su objetivo de acercarse de improviso al presidente y salirle al paso, se lo comunicaron al jefe de ayudantes, Daniel Asaf, para que el mandatario no se viera forzado a encontrarse con el personaje indeseado.

De acuerdo con fuentes directas de la Ayudantía presidencial, el personaje que acechaba ayer al presidente, con la intención de acercarse con él, saludarlo y de paso tomarse una fotografía, era el gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, quien fue detectado en el lugar, a pesar de que no aparecía en la lista de los gobernadores invitados al evento.

La intención del mandatario tamaulipeco al parecer era acercarse en algún momento al presidente, saludarlo y captar la fotografía de ese momento con la intención de publicarla en sus redes sociales como una forma de transmitir el mensaje de que él ya no tiene ningún problema con López Obrador ni con su gobierno, a pesar de que aún están vigentes las órdenes de aprehensión por los delitos graves de los que lo acusa la Fiscalía General de la República.

La presencia no autorizada de Cabeza de Vaca en el evento presidencial tiene como antecedente la reunión que el gobernador sostuvo la semana pasada con el secretario de Gobernación, Adán Augusto López, quien lo recibió en sus oficinas de Bucareli y en cuanto salió de la reunión privada, el tamaulipeco subió a sus redes una foto del él y el titular de Segob abrazándose por la espalda con la leyenda: “Agradezco todas las atenciones del secretario de Gobernación y excolega senador, Adán Augusto, durante nuestro encuentro de hoy. Acordamos fortalecer el diálogo y trabajar en estrecha coordinación por la seguridad y prosperidad de Tamaulipas”.

Del encuentro no hubo reporte oficial de Gobernación, pero llamó la atención que el mismo gobernador la difundiera destacando un diálogo tendiente a “restablecer las relaciones institucionales” entre su gobierno y el de la República.

Y mientras acecha al presidente en busca de un saludo y una foto que subir a sus redes, en su estado, el gobernador panista está aprovechando los últimos días de la actual legislatura del Congreso local y su mayoría del PAN para tratar de aumentar su blindaje legal y político.

Todo eso, antes de que cambie la legislatura y llegue la mayoría de Morena que dominará en las próximas semanas el Congreso local. Y aunque por ahora Cabeza de Vaca puede obtener ese blindaje legal, incluso con rango constitucional, es casi seguro que en cuanto lleguen los diputados morenistas le echen atrás todas esas reformas. Por lo pronto, en su muy cuidada y efectiva estrategia política, con la que ha demostrado ser un político capaz de desafiar y mantener a raya al aparato federal que fue lanzado en su contra, Francisco García Cabeza de Vaca ayer no pudo acercarse al presidente en la Base Aérea de Santa Lucía, donde los ayudantes de López Obrador lo encapsularon cual un acosador presidencial.

Mira las columnas de Criterio 

Noticias relacionadas

Back to top button