fbpx
A criterio deColumnasUlises Vidal

Ruido


1 Me preguntan mis alumnos, ¿Silencio o Ruido? Y yo contesto: soy más que ruido, el ruido de la noche me deja más que un sórdido silencio; el ruido se insta sobre todos los silencios. Un ruido es oscuro, tenebroso siempre que hay alguien atrás de todo ruido, el ruido de la sirena de un barco que ha quedado encallado, el ruido de de una luna pálida y sonámbula, el ruido de un país en ruinas por una guerra injusta como todas las guerras, el ruido de la guitarra de Jimi Hendrix, el ruido rasposo y nada melodioso de un tal José Alfredo, el ruido de un violín en la zarza, el ruido de la conciencia, – martillazo tras martillazo -, el ruido de un centavo que cae al suelo, el ruido de un fusil violento y traicionero, el ruido de un balido, el ruido de un avión, el ruido de un motor de seiscientos caballos de fuerza, el ruido de un beso, el ruido del aire comprimido en la vagina; el silencio calla más de lo que dice, el silencio me dice nada, toda aventura se inicia tras de un ruido al otro lado de la acera. “Ángel para un final” es hermosamente bella, mientras que el “Ruido” de Joaquín Sabina es desastrosamente exquisita, es puro dolor transitado por las tripas, es el ruido tras de todo ruido infectado de ruiditos, el silencio no existe, y de existir, es un silencio miedoso y confundido, sabe –siempre lo sabe- que en poco tiempo será descubierto y tragado por un ruido galopante y feroz.

2: En esencia la contracultura, es ese universo existencial que encierra y así mismo recompone lo establecido, esto produce ideas que generan una nueva forma de cultura. El que apuesta a la contracultura, se juega la vida en ese salto al vacío sin tener ni la mínima seguridad de llevar paracaídas, toda contracultura lleva consigo la norma de no ser aceptada, además de esto, lleva consigo un alto grado de fracaso, la mayoría de las veces, la contracultura fracasa en su cambio de larva a mariposa, pero paradójicamente tarde o temprano podría convertirse en un concepto de cultura diferente pero establecido. Si en algún momento, la contracultura dejase de existir, en ese mismo instante dejarían de existir los procesos de la cultura, y al darse esa posibilidad casi nula, estaríamos pensando en la paralización del mundo. Los conceptos como: punk, alternativo, son algunos procesos que continúan en el desarrollo y mutación entre contracultura y cultura. Algunos piensan que el concepto de contracultura está obsoleto pienso que no, la contracultura siempre ha estado presente en este momento, México, atraviesa por un periodo vigente de contracultura, debido a una serie de circunstancias existenciales, que son reflejadas y que algunas llegan a convertirse en cultura. Pero quiero dejar en claro que no es ningún tipo de cáncer, tendríamos que verlo como el nacimiento poco probable de una cultura en proceso. Por si le quedaba alguna duda al parásito de la Biblioteca Central.

3: Cuando se considera a las artes en los Estados Unidos desde la década de los setenta, se vuelve evidente que la repetición exhaustiva se ha vuelto un componente y una técnica importante utilizada más allá de las fronteras de las diversas disciplinas artísticas. Después de la Segunda Guerra Mundial, encontramos la música minimal: reich, Philip Glass, Ferry Reiley, así como el arte pop de Andy Warhol, la danza minimalista de Lucinda Childs, y una enorme cantidad de poetas sonoros estadounidenses. Una gran porción del arte se creó a finales de los años cincuenta, y durante los sesenta, que excluye al arte pop y el arte minimal, empezó a preocuparse por la repetición. Existen motivos repetidos que aparecen en los trabajos de Jasper Jhons, (blancos, números, banderas), que pueden aparecer de una obra a otra dentro de una pintura. En dichas obras, siempre encontramos el elemento de misterio, que es puesto de relieve mediante la repetición. Andy Warhol recurrió a los elementos pictóricos repetidos, ya fuera de escenas de muerte para atontar al observador y disminuir de la pintura la violencia y la malevolencia, o bien, como todos sabemos, recurrió a la hilera de latas de sopa Campbells, o las celebridades en sus retratos inexpresivos de la cultura pop contemporánea. Los artistas minimalistas, utilizaban la repetición junto con los elementos visuales más simples: figuras geométricas y colores sólidos no modulados en un intento por eliminar el último vestigio de la emoción. Perrault decía. El término “minimal” al parecer. Implica que lo que es minimal en el arte minimal es arte. Nada más alejado de la realidad; no existe nada minimal en el “arte”. Si acaso, en las mejores obras que se han hecho, el arte es “maximal”. Y aquí nos apartamos un poquito de Perrault. Lo que es minimal sobre el arte minimal, o lo que aparenta ser cuando se compara con el expresionismo abstracto o el arte pop, es el medio, no el fin. El arte minimal realmente no es tan “frío” se entiende por un grado minimal de auto expresión. El arte minimal a pesar de la polémica, es puramente emocional, pero las emociones y experiencias implicadas, son sencillamente nuevas e inesperadas. ¿Qué a qué viene todo éste relajo del minimalismo? Pues a que quiero remodelar mi cuchitril, hacerlo más minimalista que “animalista”, y no sabía cómo empezar esta columna que seguramente será criticada por el simple hecho de que aparezca mi nombre al inicio, pero ya mejor ni hablar…

4: Escriban sus comentarios, críticas y más críticas y nada de elogios a: [email protected] twitter: @Vidal_Eva

Mira las columnas de Criterio Hidalgo 

Noticias relacionadas

Back to top button