fbpx
ColumnasFernando Fuentes

Prioridad, vacunar al sector productivo y sustancial del país


Ante el peligroso repunte o tercera ola del Covid-19, que causa mayores contagios y muertes, el mundo entra en una etapa de angustia por la falta del suministros de las vacunas de Pfizer y AstraZeneca para inmunizar a la población.

Mientras, México, en plena campaña nacional de vacunación, en un clima politizado, se queda sin vacunas por el momento. Y por si fuera poco, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció ayer en la tarde que contrajo el virus, por lo que no acudirá a sus habituales mañaneras y en su lugar lo representará la secretaria de Gobernación, la Dra. Olga Sánchez Cordero.

Sin haber concluido la vacunación de todos los trabajadores del sector Salud del país, entiéndase a médicos, enfermeras, camilleros, administrativos, vigilantes, etc., asignados en hospitales públicos, y apenas haber cubierto a una veintena de nosocomios privados, extrañamente decide el gobierno federal vacunar a los maestros del estado de Campeche, quienes no están acudiendo de forma presencial a las escuelas y que curiosamente tendrá elecciones para gobernador, diputaciones, ayuntamientos y juntas municipales, en lugar de haber terminado primero con el personal de Salud, como se había prometido, expresaron médicos en diferentes entidades federativas.

Ante la falta de un comité científico que decida cuál es la población que debe vacunarse en primera instancia para evitar el aumento acelerado de contagios y muertes en la población mexicana, se percibe una improvisación y un manejo político para elegir a quienes vacunar, lamentablemente.

Para el investigador y bioquímico Dimas Jiménez Mendoza, creador del alimento del futuro, “es prioritario, sin excepción, vacunar a la primera línea de combate frente al Covid-19, que se encuentran tanto en los hospitales públicos como los privados, e inmediatamente después a los trabajadores del país”.

Tal aseveración la consideró el Dr. Manuel Fuentes Muñiz, quien señaló “la importancia de inmunizar al sector productivo y sustancial, así como quienes laboran en el campo, almacenamiento y distribución de los alimentos, como los que se encuentran en las farmacias, transporte público, empleados del gobierno y miembros del Ejército y Marina nacional, quienes están en contacto directo con la población”.

El especialista laboral sostuvo que el objetivo es sostener los empleos, la economía, asegurar la comida y medicinas para la población. “Una gran parte de las muertes que están ocurriendo precisamente son de los trabajadores de personas que no pueden o tienen la capacidad para resguardarse ante estos tiempos peligrosos de contagios. En efecto, es ahí, en la planta productiva, en áreas sensibles, en donde se puede llevar la vacunación”, expresó el doctor en derecho.

Considerando lo anterior, se debería dar un sentido más científico al tema, escuchar a las personas que están manejando el punto científico y se le dé menos uso político a esas cuestiones.

Por ejemplo, no hay una orientación a la población, de qué hacer los primeros días de contagio. Me parece que las experiencias internacionales son realmente muy importantes y que será básico que se pueda estar considerando estas prácticas con el fin de poder estar avanzado.

Noticias relacionadas

Back to top button