fbpx
ColumnasEduardo Ruiz-Healy

Los tres años faltantes serán similares a los primeros tres


Los primeros tres años del gobierno de Andrés Manuel López Obrador han sido accidentados, por decir lo menos, y nada indica que no lo vayan a ser los siguientes tres.

Durante su primer año tomó decisiones como la de cancelar la obra de lo que hubiera sido el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Cdmx, que desalentaron la inversión y contribuyeron a llevar la economía a una recesión. En 2019 el PIB disminuyó 0.06 por ciento respecto a 2018.

Luego, en marzo de 2020, llegó la pandemia de Covid-19 a México. Se suspendieron las clases presenciales en todos los niveles y las actividades en la mayoría de las oficinas gubernamentales y empresas privadas. Este cierre de la economía, parcial porque el sector informal no dejó de funcionar, duró hasta el 1 de junio cuando se declaró el inicio de la nueva normalidad y los establecimientos comerciales y oficinas privadas y gubernamentales empezaron a abrir siguiendo protocolos diseñados para evitar la propagación del virus.

Desde que comenzó la pandemia hasta ayer, tanto Andrés Manuel como los dos charlatanes que puso al frente de la Secretaría de Salud tendieron a subestimar el problema. En abril, el primero aseguró que la pandemia estaba “domada” mientras que su desprestigiado subsecretario afirmaba que ya casi estaba “aplanada la curva”.

De acuerdo con las cifras oficiales, México ocupa el cuarto lugar en lo que a cantidad de muertes por Covid-19 se refiere, debajo de Estados Unidos, Brasil e India. Si al número oficialmente aceptado de fallecimientos le añadimos las muertes en exceso atribuibles por esta enfermedad, las vidas pérdidas desde marzo de 2020 a la fecha son más de 730 mil.

El cierre de actividades ocasionó que el PIB cayera 8.24 por ciento el año pasado, que el número de pobres aumentara de 51.9 millones a 55.7 millones y el de que quienes sobreviven en pobreza extrema subiera de 8.7 millones a 10.8 millones; o sea, 66.7 millones de pobres y muy pobres.

Tal vez serían más pobres si el salario mínimo no hubiera aumentado 60 por ciento desde 2018, de 88.36 pesos a 141.70 pesos diarios. Un logro de AMLO.

Durante 2021 el PIB aumentó durante los dos primeros trimestres, 1.0 por ciento y 1.2 por ciento respectivamente, pero bajó 0.4 por ciento en el tercero. Comparado con los mismos periodos del año pasado el crecimiento, el PIB ha evolucionado así: -2.8 por ciento, +19.6 por ciento y +4.7 por ciento. Y se estima que este año crecerá 6.0 por ciento respecto a 2020.

Durante los primeros tres años del actual gobierno el PIB habrá descendido 2.8 por ciento, muy por debajo del aumento del 2.0 por ciento que registró en los primeros tres de Enrique Peña Nieto.

Es irónico que frente al empobrecimiento de la mayoría de los mexicanos, el descenso de inversión extranjera directa y la fuga masiva de capitales, el gobierno de la 4T, supuestamente de izquierda, presuma ciertos logros que harían orgullosos a los neoliberales que tan vilipendiados son por AMLO.

Por ejemplo, de noviembre de 2018 a la fecha las reservas internacionales aumentaron 14.7 por ciento, y la tasa de interés interbancaria bajó de 8.0 por ciento a 5.0 por ciento.

En lo económico, los siguientes tres años del actual gobierno no serán muy diferentes a los que ya transcurrieron, pero pudieran complicarse más las cosas si la inflación no cede y el presidente persiste en ahuyentar a los inversionistas sin pensar en los que necesitan trabajo.

Noticias relacionadas

Back to top button