fbpx
ColumnasEduardo Ruiz-Healy

Los balazos de los criminales se imponen a los abrazos de AMLO


Últimamente he leído varios artículos en donde sus respectivos autores afirman que fracasó rotundamente la política de “abrazos y no balazos” que adoptó el presidente Andrés Manuel López Obrador para enfrentar a la delincuencia organizada desde el primer día de su gobierno.

¿Tienen razón al asegurar tal cosa?

Analicemos los números que se reportan a nivel nacional para cinco delitos: homicidio doloso o intencional, secuestro, extorsión, robo de coche con violencia y robo de coche sin violencia. Todos los datos se basan en los que difunde el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública los días 20 de cada mes.

Para cada delito utilizaré tasas anualizadas hasta abril de este año y las compararé con las de abril de 2018, 2019 y 2020. De acuerdo con el comportamiento de cada tasa podremos concluir si ha tenido o no buenos resultados la política anticrimen del presidente. Las tasas son por 100 mil personas y los homicidios intencionales incluyen feminicidios.

Homicidio. 2018: 27.4; 2019: 26.8; 2020: 28.3; 2021: 27.4.

Secuestro. 2018: 1.2; 2019: 1.0; 2020: 0.8; 2021: 0.6.

Extorsión. 2018: 5.8; 2019: 6.8; 2020: 6.1; 2021: 6.7.

Robo de auto con violencia. 2018: 49.3; 2019: 45.1; 2020: 35.4; 2021: 31.7.

Robo de auto sin violencia. 2018: 89.4; 2019: 73.8; 2020: 45.1; 2021: 48.8.

Los abrazos no han funcionado en el caso de homicidio y extorsión. Para el primero, en abril pasado la tasa fue la misma que en abril de 2018, mientras que para el segundo la tasa se elevó 15.5 por ciento desde abril de 2018.

Los abrazos han funcionado en lo que al secuestro se refiere porque en abril pasado la tasa fue la mitad de la observada en el mismo mes de 2018.

Los robos de coches cayeron 35.7 por ciento con violencia y 45.4 por ciento sin violencia. Es innegable que la pandemia ayudó a que las tasas bajaran en 2020 porque millones de personas dejaron de usar sus vehículos por quedarse en sus casas. Habrá que ver si con la normalización de las actividades dicha tasa sigue disminuyendo, se mantiene o se eleva. Por lo pronto, la tasa de los robos sin violencia aumentó en 2021 respecto a 2020. Como sea, ganan los abrazos.

Estos números son para el país en su conjunto. Si analizamos los estados en donde más elevadas son las tasas de homicidios anualizadas para abril de este año, tenemos que:

Baja California. 2018: 92.7; 2019: 73.4; 2020: 84.8; 2021: 81.9.

Sonora. 2018: 26.1; 2019: 39.2; 2020: 48.9; 2021: 76.2.

Zacatecas. 2018: 32.2; 2019: 31.2; 2020: 54.8; 2021: 73.1

Morelos. 2018: 34.4; 2019: 52.9; 2020: 57.1; 2021: 64.7.

Guanajuato. 2018: 51.7; 2019: 56.7; 2020: 71.8; 2021: 64.7.

Chihuahua. 2018: 45.2; 2019: 69.3; 2020: 85.7; 2021: 63.6.

Colima. 2018: 85.6; 2019: 88.9; 2020: 90.5; 2021: 63.5.

Únicamente en Baja California y Colima los abrazos parecen estar funcionando, aunque en 23 estados las tasas aún están muy por arriba de 10, lo que indica que hay una epidemia de homicidios, epidemia que no se ve únicamente en Aguascalientes, Baja California Sur, Campeche, Chiapas, Coahuila, Durango, Hidalgo, Tlaxcala y Yucatán.

Con base en estos datos puede afirmarse que, salvo en algunos delitos en particular, los abrazos de AMLO no están funcionando y que siguen imponiéndose los balazos de los criminales.

Noticias relacionadas

Back to top button