fbpx
ColumnasMario Maldonado

La difícil negociación entre Ancira y la 4T

La negociación entre Altos Hornos de México (AHMSA), propiedad del empresario Alonso Ancira, y el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador para solventar el supuesto daño al erario que generó la venta de la planta de Agronitrogenados a Pemex está en un impasse y al parecer solo podrá resolverse con voluntad política.

El gobierno, particularmente el presidente López Obrador, demandan a la empresa de Ancira el pago de 200 millones de dólares por el presunto sobrecosto de la operación realizada en 2014. La opción que se puso sobre la mesa es que la acerera se venda a un empresario cercano a la 4T. Quien levantó la mano fue Julio Villarreal, dueño de Villacero, que si bien tiene la capacidad financiera para adquirirla, el problema siguen siendo los 200 millones de dólares que exige sea reintegrados a Pemex.

La capitalización que requiere AHMSA para reactivarse es de unos mil 500 millones de dólares, pero no podrá obtenerlos hasta que el gobierno federal se desista de las acusaciones en su contra, pues le es imposible salir a los mercados financieros. Es por eso que desde hace varios meses, Ancira negocia con Julio Villarreal y otras empresas la inyección de capital, a cambio de la venta total o parcial de la compañía. El consejero jurídico de la Presidencia, Julio Scherer, y el jefe de la Oficina de AMLO, Alfonso Romo, han fungido como intermediarios del gobierno para llegar a un acuerdo que evite la quiebra de la empresa que genera 8 por ciento del PIB de Coahuila y emplea a 20 mil trabajadores.

Alonso Ancira fue detenido el 28 de mayo de 2019 en el aeropuerto de Mallorca, España, por agentes de la Interpol. El gobierno mexicano le formuló una solicitud de extradición por acusaciones de fraude fiscal, corrupción y blanqueo de capitales. Dos meses después obtuvo la libertad bajo fianza y aseguró ser un perseguido político. Actualmente enfrenta su proceso en España, al tiempo que busca un acuerdo con las autoridades mexicanas.

La investigación a Ancira comenzó por una denuncia de Pemex relacionada con el supuesto sobreprecio en la venta de la planta de fertilizantes y por presuntas transferencias de dinero que AHMSA habría realizado a una “filial fantasma” de la brasileña Odebrecht, los cuales a habrían terminado en las cuentas del exdirector de la petrolera, Emilio Lozoya. Todas las acusaciones han sido negadas por el empresario y sus abogados en México y en España. El litigante que lo asesora en España es Jorge Pecourt, abogado del jugador del Barcelona Lionel Messi.
De acuerdo con fuentes cercanas al caso, Alonso Ancira y AHMSA han registrado pérdidas de 500 millones de dólares desde que estalló el escándalo, además de que se les cerró el acceso a los mercados financieros.

El 17 de julio, el presidente dijo en su conferencia matutina que busca recuperar los 200 millones de dólares que presuntamente se pagaron de más por la planta de Agronitrogenados. “Si Villacero compra Altos Hornos tiene que hacerse cargo de esa deuda, tiene que responsabilizarse y pagar. Lo que hemos dicho, porque ha habido consulta de la fiscalía, es que nosotros podríamos dar plazos para el pago de esa deuda, pero no cancelarla”, dijo López Obrador. Un día después, la empresa negó el compromiso de resarcir los 200 millones de dólares y acto seguido

Ancira tramitó un amparo para evitar que el presidente lo mencione en sus conferencias.

Lo que se negocia ahora es que Villacero sí regrese los 200 millones de dólares al gobierno tras el acuerdo de inversión con AHMSA, pero que ello incluya el desistimiento de las acusaciones legales contra Ancira y la empresa. Es decir, que haya voluntad política.

 

Mario Maldonado

Noticias relacionadas

Back to top button