fbpx
A criterio deColumnasJorge Martínez López

Gracias por su voto


Vía Twitter el gobernador Julio Menchaca mandó un mensaje a los senadores hidalguenses Miguel Ángel Osorio Chong y Nuvia Mayorga, pidiendo que, por bien del pueblo, hicieran patria votando en favor de las reformas que consolidan a la Guardia Nacional. Ellos, desoyeron y respondieron a sus particulares intereses.

Uno de esos intereses, queda claro, es la sobrevivencia del primero como coordinador de la fracción priista en el Senado y otra más es no pisar la cárcel ahora que está de moda destapar las cloacas del gobierno de Enrique Peña.

Lo sucedido al ex gobernador Jesús Murillo por su implicación en el caso Ayotzinapa, es una clara muestra de que todo puede suceder a los integrantes del llamado Grupo Hidalgo, que por momentos se convirtieron en intocables e insaciables.

El enfrentamiento que sostiene Osorio Chong con su dirigente partidista Alejandro Moreno, lo tiene al borde de perder la coordinación de senadores, debido a la falta de contundencia en su plan de ataque, lo que orilla a sus compañeros a buscar al priista más fuerte.

Sin este bastón de mando, Osorio Chong quedaría a la deriva y entonces sí, las indagaciones sobre un presunto enriquecimiento inexplicable que la Unidad de Inteligencia Financiera emprendió en su contra, podrían alcanzarlo con alguna orden de aprehensión.

Aun cuando el entonces titular de la UIF, y ahora fiscal de Hidalgo, Santiago Nieto, salió a decir que no había indagaciones en su contra, el ex gobernador junto con su esposa e hijo, se vieron precisados a buscar un amparo de la justicia federal.

Desde su autonombramiento como candidato a gobernador por Hidalgo, Osorio Chong ha enfrentado duras tormentas al no ser aceptado en los círculos políticos viejos, para ello ha buscado crear cofradías a partir de personas que en algún momento le fueron fieles.

Hay apuestas en los círculos conservadores de la política de que su fin está cercano, aunque sea una especie manejada desde su salida del gobierno de Hidalgo, caracterizado por presuntos desfalcos y el enriquecimiento de al menos diez de sus seguidores.

En su paso por la Secretaría de Gobernación, también lo cargó de señalamientos: En la captura de García Luna en los Estados Unidos se habló de complicidades al ser contratado el software Nicetrack, que permitía ubicar en tiempo real a personas junto con operaciones de casi 3 mmdp; a esto se sumó la indagatoria por 40 mil millones de pesos ejercidos por la Segob junto con el Cisen y PGR para gastos de seguridad nacional.

También fue mencionado en el caso Obredecht por su cercanía con la empresa Tapia, encargada de realizar una reparación en la refinería de Tula; además se le menciona en la compra fraudulenta de Agro Nitrogenados.

En fin, son empresas que hablan de miles de millones de pesos, tal vez muy superiores a aquellos pininos que hacía la contadora Nuvia Mayorga, cuando operó el llamado Chequesgate desde la oficina de Finanzas del gobierno estatal, consistente en entregar cheques por millones de pesos a distintos funcionarios públicos, supuestamente para adquirir terrenos que servirían para el fallido aeropuerto de Tizayuca.

Entonces, cuando seguramente leyeron el Twitter que hablaba de hacer patria por el bien del pueblo, decidieron votar en contra. La Interpretación ya es personal.

 

Nimiedades: La ansiedad de los diputados por sacar adelante las reformas a la ley de protección a periodistas, quedó en los simulados foros que sólo sirvieron para la selfie.

 

Mira las columnas de Criterio Hidalgo 

Noticias relacionadas

Back to top button