fbpx
A criterio deBertha AlfaroColumnas

En el mismo lugar y con la misma gente


En el mismo lugar y con la misma gente”, famosa y sabía frase del Divo de Juárez y que hoy es la mejor forma de recordarnos que la naturaleza tiene memoria, que ya nos ha dado varias señales de advertencia, que no escuchamos los seres humanos y ahí están las consecuencias.

Otubre de 1999, la depresión tropical número 11 llegó a Hidalgo por Tulancingo y descargó miles de metros cúbicos de agua en la región lo que provocó severas inundaciones en la Ciudad de los Satélites.
Cómo no recordar el miedo reflejado en la cara de los vecinos de los fraccionamientos residenciales, cuando el agua llegó hasta el primer piso de su casa llevándose todo a su paso.

Agosto de 2021, la noche del sábado pasado, el huracán Grace entró a Hidalgo por Tulancingo y con solo unas horas de lluvia y escurrimientos, les recordó a los habitantes de lo que pueden ser capaces los huracanes y que el peligro está cerca.

Algunas colonias revivieron el terror de estar al pendiente de las crecientes y comenzaron a subir sus muebles al segundo piso, no fuera a ocurrir lo mismo que en el 99 y una vez más se repitió la escena de miedo

Es curioso, en ambos fenómenos tuvieran comportamientos similares, con lluvias torrenciales y desbordamientos, pero quizá lo más significativo es que después de 22 años, los efectos inmediatos fueron los mismos.

Al igual que en 1999, el caudal del río Tulancingo fue arrastrando todo a su paso. En horas llegó hasta el río Venados, a 77 kilómetros de distancia del lugar de su partida y entró desbocado a Metztitlán inundando las parcelas.

Días después de la gran inundación de 1999 a consecuencia de la depresión tropical número 11 en la que entraron a Metztitlán 1800 metros cúbicos por segundo, el nivel de la laguna creció de tal forma que el agua llegaba a la copa de los árboles, a la región acudió el presidente Zedillo y ahí se plantearon posibles soluciones para evitar que una nueva creciente volviera a inundar la Vega de Metztitlán.

Se propuso la construcción de represas en todo el trayecto del río Tulacingo hasta llegar al puente de Venados, pero eso más que propuesta, fue un sueño, porque los dueños de los terrenos en donde se ubicaría el derecho de vía, le vieron negocio al asunto y si no había lana, no habría permisos, valiéndoles toneladas de ver.. dura, el bien común.

A 22 años hoy se mira mucho más lejana la solución a este problema generado por depresiones tropicales y huracanes.

Si en aquellos años había una cierta preocupación por el cambio climático y quizá con mas contundencia se hubieran planteado respuestas, aunque no les gustaran a todos, hoy esa solución es totalmente inviable, debido a que a este Gobierno lo que menos le importa es el respeto al medio ambiente y las acciones para prevenir el cambio climático.

La situación es preocupante.

A nadie le importa la tragedia que representa para los campesinos perder la parcela. Un año de trabajo queda bajo el lodo y los pobres son más pobres.

Así que sin acciones tendientes a respetar la vida, a evitar en serio, no con mamadas el calentamiento global, a reducir al mínimo los gases de efecto invernadero, producto del uso de combustibles fósiles, sin esos compromisos, cada vez estaremos padeciendo por estos tormentones que se están saliendo de lo normal.

Pero eso, en este gobierno retrograda y fósil, está bien cabrón que ocurra.

Espero sus comentarios. Fb: bertha alfaro

Noticias relacionadas

Back to top button