El estrés y sus consecuencias II

Estimados lectores, el día de hoy continuaremos con el tema del estrés, saber cuáles son las repercusiones en la salud y algunas técnicas para que no te domine.

Las personas solo soportan el estrés hasta que las consecuencias pueden ser lamentables sobre la salud, después de algún episodio grave es que toman consciencia del daño que este les puede ocasionar.

Lo primero que debemos entender es que tener estrés en niveles de escala mayor  puede provocar daños irreversibles en ti, así que vamos a conocer las tres etapas del estrés para que puedas entender en cuál estás y qué puede suceder si no te atiendes a tiempo.  Estas etapas son la de alarma, resistencia y la de agotamiento.

Cuando percibes algo como amenaza o sientes presión por algo, tu cuerpo entra en una fase de alarma, aumenta la adrenalina y esto hace que aumente su frecuencia cardiaca, se dilaten vías respiratorias y se estrechen los vasos sanguíneos, asimismo aumenta el cortisol, que hace que provoque un aumento en el volumen de la sangre e incremente la energía disponible. Supongamos que la presión por el problema aumenta, lo que va a suceder es que tu cuerpo entrará en una fase de resistencia, aquí es donde entra el distrés (estrés malo) y esto conlleva a caer en el agotamiento. Cuando esto sucede, tu sistema inmunológico deja de funcionar de manera adecuada, el sistema que te protege de las infecciones o cualquier virus queda vulnerable, aquí es donde se ha descubierto que las personas que manejan niveles altos de estrés tienden a enfermarse muy fácilmente, además existen personas que manejan altos niveles de estrés, presiones y no están haciendo nada al respecto y deben saber que esto puede traer consecuencias graves para su salud.

Si bien es cierto que hay consecuencias del estrés que puedes manejar inmediatamente, hay otras que pueden dejar secuelas en tu organismo. En la fase de agotamiento es cuando enfermas tanto de manera psicológica como fisiológica, algunos de los efectos que se tienen identificados son: constantes alergias, dolor de espalda, problemas cardiovasculares, depresión, el enojo o la irritación por cualquier situación, la fatiga, dolor constante de cabeza, desordenes digestivos, dolores musculares, alteración del asma, problemas interpersonales (te cuesta trabajo socializar) y la pérdida de memoria. Todos estos problemas tienen un indicador fácilmente identificable, como por ejemplo: en el asma existe una agitación que fácilmente la puede percibir, en el insomnio hay alguna causa del por qué no puede conciliar bien el sueño, pero el que más debe preocupar es la pérdida de memoria, porque aunque se percate de que constantemente olvida cosas, las personas que manejan altos niveles de estrés cuando comienzan con este problema lo confunden con algo normal de la edad y cuando creen que es porque tienen 45 o 50 años, o incluso 30 años, nadie hace nada al respecto, por estar confundiendo la causa.

Diversas universidades han estudiado al cerebro bajo presión y altos niveles de estrés y ha resultado que un cerebro estresado es menos efectivo en muchas áreas, existen menos conexiones neuronales y esto afecta en la fluidez de pensamiento y en la memoria. Es una función normal del cortisol inhibir ciertas conexiones neuronales, pero en exceso las conexiones van prácticamente desapareciendo.

Pero no todo es malo, hay una buena noticia y es que si comienzas a preocuparte a partir de ahora mismo en el autocontrol y de controlar tu estrés, aunque digas que eres de las personas que no sufres de esto, puedes llegar a recuperar tu capacidad de memoria por que las células están muriendo y naciendo constantemente. Ahora los recuerdos que se hayan grabado durante el periodo constante de estrés serán más difíciles de recordar, ya que el estrés constante no permite la regeneración neuronal.

Algunas recomendaciones para aligerar el estrés es salir a una caminata, practicar meditación o yoga, darte espacios para convivir con tus seres queridos, disfrutar cada momento conforme vaya llegando, bailar, cantar, escuchar música, practicar algún ejercicio que en verdad te guste y te motive, vive el Aquí y Ahora.

En el artículo anterior escribí una frase que te puede ayudar al diario vivir, si quieres leerlo lo encuentras en la página web de Criterio o bien, lo puedes encontrar en nuestro Fb/Reflexionando.Ando

Recuerda: cada vez que eres capaz de observar tu mente ya no eres preso de ella.

Si tienes alguna duda o comentario, házmelo saber y con mucho gusto te puedo guiar.

Como siempre les deseo larga vida, salud y prosperidad.

Hasta la próxima.

 

Alberto Tristany Zarauza,

 

Te puede interesar:

El estrés y sus consecuencias

Estimados lectores, esta semana, después de la celebración de nuestras Fiestas Patrias, hablaremos sobre un …

/** ADS Render - HOME **/ //970 TOP home patrocinado