fbpx
A criterio deAlberto Tristany ZarauzaColumnas

¿Cómo enfrentar las emociones negativas?


Queridos lectores, el día de hoy les escribiré sobre las emociones negativas y las consecuencias en nuestra salud.

Después de miles de años de evolución, el ser humano no ha sido capaz de deshacerse de algo tan destructivo como lo son las emociones negativas. Debemos entender la gran diferencia entre negativo y desagradable.

Las emociones negativas son algo que por llevar esa etiqueta siempre las queremos eliminar de nuestra vida, sin embargo, para lograr la plenitud debes ir más allá de lo que te han contado acerca de lo bueno y lo malo para poder ver la realidad que hay en el mundo emocional y erradicar por completo las emociones negativas, descubriendo lo que realmente son, ya que te darás cuenta de que nada tiene que ver con lo que te han dicho o has aprendido.

La tristeza, la angustia, el miedo y el enojo son solo algunas de las emociones que tenemos consideradas como negativas y que comúnmente conocemos; las llaman así porque suelen ser desagradables y lastiman a quienes las sienten; si alguna vez, o varias veces, te has cortado con un cuchillo sabes que lastima y duele, eso significa que, ¿los cuchillos son malos o negativos? ¿O que tú fuiste descuidado con ellos o quizás no tenías la experiencia para usarlos adecuadamente?

Con las emociones pasa algo similar, si no las entiendes o sabes lo que son y para qué nos sirven, te vas a estar “cortando” constantemente y saldrás muy lastimado.

Las emociones son capacidades adaptativas que tenemos los seres vivos.

La palabra emoción viene del latín emotio, que significa: movimiento o impulso. Las emociones son aquello que te mueve o motiva a que hagas o dejes de hacer algo. Por ejemplo, la emoción del amor te mueve o te motiva a proteger, cuidar y nutrir a tus seres amados. Podríamos dividir las emociones en tres tipos según su objetivo:

Emociones reforzantes positivas: son agradables y tienen como objetivo que repitas o cuides aquellas cosas que son agradables para ti o tu entorno; la alegría, el orgullo, la paz, la emoción, son algunas de ellas.

Emociones reforzantes negativas: son desagradables y te hacen sentir intranquilo, tienen como objetivo que dejes de hacer que ataques o que huyas de algo que puede ser nocivo para ti o que puedas hacer algo que es benéfico, es decir, te invitan a actuar para que alejes cosas malas o que busques cosas buenas, pues te indican que en el momento en el que lo hagas dejarás de sentirte mal. El miedo, el aburrimiento, el enojo y la disipación son ejemplos de esto.

Emociones castigo: son desagradables, pero a diferencia de las anteriores, estas te hacen sentir desanimado, son causadas cuando te ha pasado algo nocivo y te motivan a que evites que se repita esta situación, así como a reflexionar sobre lo sucedido. La tristeza, la vergüenza y el remordimiento son algunos ejemplos.

Como podrás darte cuenta, todas las emociones tienen un objetivo, aunque como seres humanos contamos con otros elementos adicionales a las emociones, tales como, las creencias, las percepciones sociales, las expectativas, entre otras, que se mezclan con las emociones y las transforman en algo mucho más complejo, a veces para bien, a veces para mal.

Con esto, se puede decir que lo que hace que una emoción sea positiva o negativa no es la emoción en sí, sino la forma en la que lo utilizas. Si alguien te ataca y esto te produce miedo, te hace huir; o un enojo, que te hace defenderte y te ayuda a salvarte. Cómo puedes decir que el miedo o el enojo son emociones negativas.

Por otro lado, si tienes una pareja que te está estafando, que te quita tu dinero pero que te hace sentir sumamente alegre y feliz por la forma en la que a veces te trata, cómo podrías decir que esa alegría es una emoción buena si estás siendo utilizado por alguien para lastimarte.

Con estos ejemplos te puedes dar cuenta que en realidad la forma de eliminar las emociones negativas son muy simples, solo debes aprender a utilizarlas, y en el momento en el que sepas cómo sacar el mayor provecho de tus emociones, todas se volverán emociones positivas.

Emoción positiva=cualquier emoción bien dirigida.

Emoción negativa=cualquier emoción mal utilizada.

Para gestionar las emociones sabemos que existen las herramientas de Inteligencia Emocional (ya les he escrito varios artículos sobre ello), y aprenderla es lo que marcará la diferencia entre que las emociones te muevan hacia un camino de crecimiento o hacia un camino de destrucción.

Hay quienes creen que tener Inteligencia Emocional (IE) es nunca enojarse o siempre estar contento y eso es un grave error; la IE es la capacidad de utilizar la emoción que más se adecúe para responder a la circunstancia que se vive, de tal manera que facilite alcanzar el mejor resultado posible.

En el próximo artículo continuaré con este interesante tema, donde escribiré sobre cómo afrontar las emociones más comunes y te daré un ejercicio para que comiences a practicarlo.

Como siempre, te deseo larga vida, salud y prosperidad.

Hasta la próxima.

 

Mira las columnas de Criterio Hidalgo 

Noticias relacionadas

Back to top button