fbpx
A criterio deBertha AlfaroColumnas

Ya llegó, ya está aquí

La llegada fue misteriosa y sin hacer mucho ruido, quizá porque había temor de la seguridad


Por fin llegaron las vacunas contra Covid-19 a Hidalgo y para los trabajadores de la Salud, seguramente, es un alivio, porque significa que estarán al menos más protegidos en este momento crítico de la pandemia.

La llegada fue misteriosa y sin hacer mucho ruido, quizá porque había temor de la seguridad para los encargados de transportarlas o la seguridad del medicamento.

Lo cierto es que después de 5 horas de haber aterrizado el cargamento en el aeropuerto de la Ciudad de México, a Pachuca llegó discretamente una camioneta blanca custodiada por dos vehículos militares.

Sorprende el sigilo con que se quiso manejar la llegada de las vacunas, cuando justamente desde la federación le estaban dando difusión para que las personas se enteraran de que ya se contaban con las mismas, ojalá que eso no significara que algo querían esconder.

De los 10 mil trabajadores de la Salud que atienden en Hidalgo, solo 9 mil 750 serán vacunados, porque es justo el número de vacunas asignadas a la entidad en esta primera fase y se espera que pronto llegue una segunda remesa para el resto de los médicos, enfermeras, camilleros, afanadores, en fin, todos aquellos que están día a día en contacto con pacientes covid.

La encomienda no es fácil debido a la urgencia y porque Hidalgo es uno de los estados con una curva de contagio que nomás no se aplana a pesar de los esfuerzos de las autoridades de Salud y de las recomendaciones del gobierno para que la ciudadanía respete las medidas sanitarias.

Los números de contagios diarios, que en las ultimas semanas del año y los inicios de este 2021, no bajaban de 200, preocupan y encabronan a quienes todos los días enfrentan a la pandemia en los hospitales, y piden a gritos que la población atienda las recomendaciones, use el cubrebocas, se lave las manos y guarde la sana distancia.

Total, que lentamente, mucho más lento que el avance del coronavirus, se logran pequeños triunfos en el combate a este virus gandalla que rápidamente cobra la vida de cientos de personas.

Así la buena noticia es que por fin llegaron las vacunas a Hidalgo y mejor noticia es que serán los verdaderos héroes de esta desigual guerra quienes sean los primeros beneficiados, es decir, los trabajadores de la Salud, que están ahí día y noche, incansables, sin dar tregua a esta puta pandemia que enferma a un estado débil y cansado de luchar contra todo y contra todos.

Ojalá y en esta ocasión no se nos vaya a colar un gandalla que sin merecimientos se brinque la fila y utilice alguna artimaña o influencia para hacerse de una vacuna que, en este momento, le hace más falta a un camillero o a un afanador, porque eso sí sería muy culero.

Experiencias ya las hubo y fueron muy vergonzosas.

Palabras más, palabras menos

Comienzan las presiones en grupos políticos de todos los colores por lograr las tan ansiadas candidaturas a cargos de elección popular.

Los madrazos están violentos y parece que en esta guerra no hay forma de librarse de golpes bajos, señalamientos sin sustento, fotografías sacadas de contexto y que su único objetivo es dañar el prestigio de los personajes con posibilidades de contender.

Así que, si usted estaba pensando valientemente en aventarse al ruedo y ensayar sus mejores faenas, sin tener buen estomago para aguantar los chingadazos, piénselo bien, porque están bien rudos y no se van a detener ante nada, antes que dejar pasar a los que no sean sus cuates.

Bertha Alfaro

Mira las Columnas de Criterio Hidalgo 

Noticias relacionadas

Back to top button