fbpx
A criterio deBertha Alfaro

Experiencia extrema


Puesto en marcha el puente atarantado de Pachuca, los conductores nomás no le hallan la cuadratura al círculo y uno que otro se me apendeja a la hora de entrar a la famosa rotonda, justo abajo del Hidalgo que seguramente desde su pedestal debe estar carcajeando al ver a tanto pendejo junto.

Entrar a la glorieta de lo que en algún tiempo se llamó 24 Horas, es una verdadera tortura para muchos y se forma tal nudo en las horas pico y los embotellamientos se dan a diario.

La verdad es que pocos parecen comprender que quien ya está adentro de la glorieta tiene la preferencia, así que sin entender la fluidez de la circulación entran desbocados obligando a los conductores a frenar de manera intempestiva con las consecuencias imaginadas.

La pregunta obligada.

¿Después de varias décadas de funcionar la glorieta 24 horas, por qué chingados ahora nomás no pueden pasar sin fastidiar al otro?

Total, que la obra pensada por eminentes constructores solo funciona para los que van por la vía del atarantado, pero los que por necesidad deben circular por debajo de la nueva vía del progreso, no pueden con esa pinche glorieta.

¿No se les ocurrió que también había automovilistas que usarían las calles laterales al puente?

Me imagino que no se les ocurrió.

Imagino que dijeron, ya está el puente y los demás que se chinguen.

¿Y los peatones?

No pos ahi fue donde la puerca torció el rabo, porque de ellos de plano ni se acordaron.

Además de los cruces peatonales inexistentes en la vía Colosio o para que no reclamen, hay solo algunos, los habitantes de esta “moderna” ciudad tienen que utilizar sus habilidades de escapistas, para intentar huir de los conductores desaforados que ya han convertido a la vía rápida en una pista de carreras.

Por cierto, llama la atención que han comenzado a aparecer autos de mega lujo por estas vialidades primarias.
O sea, ¿los jodidos somos otros?

Y lo más curioso, las calles modernas de esta vía del atarantado contrastan con las avenidas antiguas, las de siempre, donde brillan por su ausencia los cruces peatonales.

Es inobjetable la modernización de las ciudades, para que sean más bonitas, para dar una linda impresión a los visitantes, pero esa transformación debe ser amigable para los que no tienen auto, que por cierto en esta ciudad cada vez son menos, lamentablemente a esas miles de personas que a diario se enfrentan a una ciudad hostil, nadie los tomó en cuenta.

Ahora como la administración está a punto de terminar, ya se verá si alguien puede tener una idea brillante y generar algunos señalamientos, para que los conductores pachuqueños sean llevados de la mano a una cultura vial para cruzar la famosísima glorieta 24 horas y no morir en el intento.

Y para que no digan que solo son críticas, ahí les va una sugerencia.

¿Por qué no instalan en la Glorieta señales de buen tamaño que adviertan la entrada a la rotonda e indiquen el ya famoso paso UNO POR UNO?.

¿Les parece descabellado?

Intenten cruzar entre las 7 y 9 de la mañana, cuando todos van hechos la madre, tratando de llegar a tiempo a sus empleos o a sus escuelas.

Y por favor, no quieran resolverlo con topes, eso sí es torpe.

De los cruces peatonales mejor ni hablamos, esos serán para otro momento, ya no alcanza el tiempo.

Palabras más, palabras menos

Pregunta seria.

¿Les ha pasado que algunos créditos hipotecarios son tan culeros, que pagas más de intereses que el costo de la casa?

Espero sus comentarios. Fb: bertha alfaro

Mira las columnas de Criterio Hidalgo 

Noticias relacionadas

Back to top button