fbpx
A criterio deAunard de la RochaColumnas

¡Golazo!


Vaya triunfo se acaban de llevar las campeonas mundiales de futbol soccer.

Después de seis años continuos de lucha en tribunales, las futbolistas de los Estados Unidos lograron lo que para muchas otras en el mundo parece imposible y es que se les pague lo mismo que a los hombres tratándose de su participación en la selección de su país y sobre todo en la Copa del Mundial. En un comunicado que publica la Federación de Futbol Soccer de Estados Unidos se da a conocer lo que han denominado un “acuerdo histórico y el primero en su tipo de Convenio Colectivo que logra la igualdad salarial y establece el estándar global de ahora en adelante en el futbol mundial”.

Este acuerdo significa que la compensación económica que reciben las y los jugadores por participar en sus respectivas selecciones incluyendo la Copa Mundial de la FIFA, será la misma. El mecanismo contempla que se repartirán todos los ingresos comerciales entre ambos equipos. De igual manera, se establecen temas no necesariamente económicos como de: salud, seguridad de los jugadores, privacidad de datos y la necesidad de balancear responsabilidades para el club y nación.

No cabe duda de que estamos ante un verdadero parteaguas en la lucha de la igualdad de sueldos y condiciones laborales en el mundo.

Tan solo hay que recordar que en Estados Unidos las mujeres tuvieron que luchar casi 100 años para poder votar, los esfuerzos de mujeres como Elizabeth Cady y Lucretia Mott en 1848 fueron cristalizados en 1920 cuando por fin en la constitución del país del norte se estableció que podían, al igual que los hombres tener los mismos derechos y responsabilidades de un ciudadano. Ese mismo año 8 millones de mujeres salieron a votar por primera vez.

La historia se repite y ahora un grupo de jóvenes futbolistas se atrevieron a desafiar las “reglas” y a exigir sus derechos laborales y echaron abajo todos los argumentos que existían para que no se les pagará lo mismo que a los hombres.

Esta batalla legal que iniciaron las jugadoras: Hope Solo, Carli Lloyd, Becky Sauerbrunn, Alex Morgan y Megan Rapinoe hoy rinde frutos y sienta un precedente para todas las selecciones a nivel mundial.

En México el tema de los sueldos a las jugadoras de futbol también ha sido muy cuestionado e incluso llegó a la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) quien sancionó y multó a varios clubes y personas por coludirse para fijar un tope máximo a los salarios de las jugadoras. Se menciona que el sueldo de las jugadoras rondaba en 3 mil pesos y algunas ni sueldo recibían. Después de esta sanción y la presión de las futbolistas los clubes se vieron obligados a mejorar un poco los sueldos sin que al día de hoy puedan equipararse al de los hombres.

A partir de lo que sucedió esta semana, veamos cuál será la reacción de las jugadoras en nuestro país, ya que usando el mismo ejemplo histórico de las elecciones en Estados Unidos, en nuestro país a partir de 1923, tan solo tres años posteriores a los que se logró que las mujeres pudieran votar en las elecciones en el país vecino, también las mujeres levantaron la voz y en 1947 se logró que se publicara en el Diario Oficial de la Federación el que las mujeres tuvieran derecho a votar y ser votadas.

Los tiempos han cambiado mucho desde entonces y no necesariamente tienen que pasar tantos años para que esto se convierta en un movimiento mundial. Seguramente veremos a otras federaciones tomar las mismas decisiones y con ello realmente estaremos hablando de igualdad de salarios. Veamos cual va a ser la reacción de la Federación Mexicana de Futbol ante este escenario, ya que hoy por hoy el futbol femenil en nuestro país está cobrando mucho interés y requiere de todo el apoyo.

Y así como en Estados Unidos no solo será el acuerdo económico si no todas las prestaciones que conlleva estar seleccionada. Lo que estamos viendo en el futbol ojalá también sirva para que en otros deportes se repita y también que a nivel mundial las empresas paguen lo mismo a mujeres que a hombres.

Vaya golazo anotaron Hope Solo, Carli Lloyd, Becky Sauerbrunn, Alex Morgan y Megan Rapinoe, quienes han inscrito sus nombres con letras de oro en la historia de la humanidad.

Mira las columnas de Criterio Hidalgo 

Noticias relacionadas

Back to top button