fbpx
ColumnasMario Maldonado

AMLO y empresarios: nueva era… y más reformas


La reunión que tuvieron un grupo de empresarios del Consejo Mexicano de Negocios y Andrés Manuel López Obrador este jueves fue descrita por algunos participantes como una “nueva era” en la relación del Ejecutivo con el sector privado. Transcurridas las elecciones intermedias, el presidente está convencido de que debe generar condiciones para impulsar la inversión privada. Esto fue lo que les propuso: moderar su discurso, hablar más frecuentemente con ellos y acompañarlos en sus proyectos desde el gobierno.

El encuentro lo facilitó el exjefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo, quien tras su renuncia al gabinete continuó operando en privado con los empresarios. La reunión fue moderada por él, quien incluso respondió varias veces a las interrogantes. Según los presentes, el presidente se mostró con un tono y semblante diferente al de ocasiones anteriores, al grado de pedir su ayuda para continuar su proyecto de transformación en lo que resta del sexenio.

A partir de esta reunión se retomarán los acuerdos firmados al inicio del sexenio, cuando se creó el Consejo para el Fomento a la Inversión, el Empleo y el Crecimiento Económico, cuyo objetivo era lograr ‘convergencia’ de los sectores público y privado.

El primer acuerdo de la reunión es comenzar en próximos días una gira para hablar con empresarios del país y generar acercamientos entre pequeñas, medianas y grandes empresas con el gobierno para impulsar la inversión. “Hace falta que tengamos estas pláticas periódicas para generar confianza; vamos a mantener el diálogo”, dijo AMLO a empresarios, entre quienes se encontraban Antonio del Valle, presidente del Consejo Mexicano de Negocios; Carlos Slim Domit, de América Móvil; Claudio X. González, de Kimberly Clark; Emilio Azcárraga, de Televisa; Alejandro Ramírez, de Cinépolis; Alberto Torrado, de Alsea; Blanca Treviño, de Softtek; Daniel Servitje, de Grupo Bimbo; Agustín Coppel, de Grupo Coppel, entre otros.

La reunión del presidente con este selecto grupo tuvo como eje limar asperezas —tanto que invitó a uno de sus “enemigos favoritos”, Claudio X. González—, así como enviar un mensaje de confianza a los inversionistas, luego de que Morena y sus aliados perdieron fuerza en la Cámara de Diputados, lo cual dificultará pasar reformas constitucionales y cambios a las leyes.

“Ya logramos reformas importantes, de fondo, solo me faltan tres que voy a proponer”, reveló el presidente a los empresarios que acudieron al Museo Kaluz, en la Ciudad de México.

La primera de las tres reformas es, de nueva cuenta, en el sector eléctrico. El Ejecutivo enviará en las próximas semanas una iniciativa para modificar la red nacional integrada, con el objetivo de aumentar las tarifas de transmisión a los generadores de energía. La segunda es la electoral. Según los presentes, al parecer el presidente desistió de su intención de reformar al Instituto Nacional Electoral, pero sí buscará cancelar la elección de legisladores por la vía plurinominal. Y la tercera es en materia de seguridad. El presidente propondrá que la Guardia Nacional forme parte de la Secretaría de la Defensa Nacional, con lo que dejará de tener un mando civil.

López Obrador reconoció que las reformas pueden no ser aprobadas en el Congreso, debido a que la oposición ganó terreno en las elecciones intermedias.

El mensaje general a los empresarios fue que urge la inversión privada para regresar a los niveles económicos previos a la crisis sanitaria. “Confíen en mí”, pidió AMLO a los hombres y mujeres de negocios, algunos integrantes de las familias más ricas del país.

Mario Maldonado

Noticias relacionadas

Back to top button