fbpx
A criterio deColumnasMarco Moreno

Campañas y promesas


Ayer se dio un paso importantísimo, dijo el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador”; es una elección histórica, ha habido pocas elecciones como las de ayer, y digo esto porque las elecciones de ayer fueron libres, limpias, como no sucedía en otros tiempos” aseguró al inicio de su conferencia matutina.

Atrás quedaron los aspavientos y las denuncias de un posible fraude orquestado desde el INE, el enfrentamiento abierto por el presidente, al menos por el momento, ha quedado de lado y ha mostrado un reconocimiento sobre la calidad de las elecciones y sus resultados.

Aún más, aseguro que, como estás, no hay otras, porque ahora no intervino el Estado, porque la gente salió y eligió a quien quiso, celebró entre otras cosas que aún se puedan dirimir las diferencias mediante el sufragio.

Es verdad que ahora Morena no cuenta con mayoría calificada en el Congreso de la Unión, pero también es verdad que ahora está presente en más entidades a través de la conquista de gubernaturas.

También es cierto que en el caso de estados como Sinaloa y Sonora existen denuncias de la injerencia del crimen organizado, a quien se señala de atemorizar a los votantes y asesinar en diversos puntos del país a candidatos como una manera de expresar sus condiciones en torno a la elección.

Pero está de por medio, la declaración del presidente de que en los dos días anteriores y el día de la elección estos se portaron bien, “al menos mejor que los delincuentes de cuello blanco”, dijo en su conferencia al mostrar los datos sobre criminalidad.

Más allá de las celebraciones y del análisis del reacomodo de las fuerzas políticas, es importante que se pueda establecer también las condiciones de seguridad para la gente ¿qué sucede en el país? Nunca como ahora el crimen organizado, los cárteles, habían incidido de manera tan abierta en un proceso electoral.

El crimen organizado es un hecho que no surge en este gobierno, el crimen organizado es un hecho histórico que ha trascendido la vida nacional y nos ha colocado en una situación delicada en el ámbito internacional; sin embargo, el hecho de que no sea un hecho iniciado en este período no implica que no se deban tomar medidas o que se pueda minimizar frente a la sociedad su existencia y acción.

El presidente habla de la transformación de la vida pública del país, pero esta no será jamás una realidad, si se toma la decisión de no enfrentar la criminalidad que provoca el crimen organizado.

¿De qué manera puede tomarse como algo realmente serio la 4T si hay puntos de la vida nacional que no son tocados de manera efectiva? El asesinato de candidatos muestra una intención clara y decidida de los grupos delincuenciales de establecer condiciones de cómo se realizan las elecciones en su territorio.

Negarlo es pensar que los asesinatos no existieron. Pero los hechos están ahí, se vuelven relevantes en medio de un proceso que ha sido tratado como histórico.

Hoy, el presidente afirma que el movimiento al que pertenece tiene una mayor presencia en el país, que han ganado gubernaturas y que su presencia se extiende y se consolida. Que les va muy bien.

Eso implica, que ha llegado el momento de tomar en sus manos el destino del país, ahora posee la responsabilidad de enfrentar la realidad sin recurrir a los fantasmas del pasado. Bien lo dijo Alfonso Durazo al reaccionar a los resultados que le eran favorables “hoy termina una época y otra está a punto de comenzar; el viejo orden vive sus últimas horas; suenan ya las campanas de su partida”.

Finalmente, todos aquellos que han ganado en la elección del 2021 de parte de Morena, ha manifestado que hay una revolución en marcha. Falta ahora que, en la práctica, en los hechos, en la capacidad de legislar y hacer puedan demostrar que en verdad hay una revolución en marcha, sino, tendremos que reconocer que solamente hay una elección más, como muchas ha habido en este país.

Por otro lado, estamos hablando de que, las elecciones de 2021 han verdaderamente marcado un parte aguas en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, ahora que ha anunciado que Arturo Herrera se va al banco de México y que en las siguientes semanas hará nuevos cambios en su gabinete, se ha dado cuenta el presidente de la república que es importante poder determinar el nuevo rumbo que debe tener el país.

Sin lugar a dudas que el reto es aún mucho mayor y más grande de lo que el propio presidente de la república imagina, sin embargo, no podemos decir que las elecciones del 2021 sean las elecciones más grandes de la historia, han estado en todo momento llenas de enfrentamientos por parte del ejecutivo federal con las instituciones, llena de participación inadecuada e indebida de los criminales, pero sobretodo, han estado llenas de una muy poca participación. El 52% de las personas salieron a votar, falta un mucho por hacer en este país, falta mucho por transformar; ese fue su compromiso, esperemos que al menos sea capaz de cumplir.

Una de las cuestiones que es importante retomar en este momento es el hecho de que el presidente de la república no podrá regresar a utilizar el mismo discurso de antes de las elecciones, esa parte ha quedado atrás para él porque ahora se enfrenta a la necesidad de poder demostrar en los hechos que con las gubernaturas que ha ganado y con las diputaciones que tiene el congreso de la unión, es capaz de verdaderamente encabezar una profunda transformación del país, ese es el reto al que se enfrenta, es el reto que tiene que desarrollar durante la segunda etapa de su gobierno, es el reto que le ha puesto uno de sus más cercanos colaboradores, al menos Alfonso Durazo así lo ha hecho ahora que ha dicho qué han sonado las campanas finales para que el viejo régimen deje de existir”.

Noticias relacionadas

Back to top button