fbpx
A criterio deColumnasSalvador García Soto

AMLO ante la tragedia, ¿sacrifica a Ebrard o a Sheinbaum?


Frente a la peor tragedia que se haya vivido en el Metro de la Ciudad de México, al presidente Andrés Manuel López Obrador le ganaron el hígado y su egocentrismo. Porque tras unas breves y obligadas condolencias a las familias de las víctimas inocentes de este trágico accidente, no tuvo —para los deudos y para la ciudad entera que lo encumbró en su carrera política y se convirtió en su mayor bastión electoral— nada más que ofrecer; y en vez de un discurso de aliento, de esperanza y que garantizara que habrá verdad y justicia para los 24 muertos oficiales, casi 80 heridos y varias personas que ayer seguían desaparecidas o sin identificar, prefirió recurrir a su ya gastado, pero agresivo discurso contra la prensa crítica, a la que culpó de utilizar la tragedia en su contra.
Muy lejos de un discurso de altura, de un gesto de nobleza y humildad política como hubiera sido a visitar a los heridos o a los familiares de los muertos y desaparecidos, el presidente se solazó en su soberbia.

Ayer llevó a su conferencia a los dos personajes que están en el ojo público: el canciller Marcelo Ebrard, exjefe de Gobierno de la Cdmx, en cuya administración se construyó la línea de la tragedia, y la Jefa de Gobierno de la ciudad, Claudia Sheinbaum, responsable del mantenimiento y vigilancia de la infraestructura del Metro.

Parecía como si, convertido en el jefe del Coliseo romano, hubiera llevado ayer a la arena de Palacio Nacional a sus dos mejores gladiadores (y prospectos presidenciales) a sabiendas de que los leones y el pueblo exigirían sangre por la tragedia.

A cada uno, les dio su turno para salir a la arena del Coliseo: a Ebrard para decir “que el que nada debe nada teme” y que está dispuesto a comparecer ante las autoridades que así se lo requieran para explicar cualquier detalle sobre el contrato, la construcción y las especificaciones técnicas.

A Sheinbaum, mientras tanto, López Obrador no solo le puso el foro inigualable de la mañanera para que prometiera que habría una “investigación independiente”, con una empresa extranjera como encargada sino que el presidente también arropó, como tantas veces lo ha hecho, a la Jefa de Gobierno, al señalar que “el gobierno de la República avala y apoya lo que ella decida”. Así, dio la impresión de que, si bien a los dos los mandó a la arena pública, al presidente le ganó la debilidad que siempre ha sentido por Sheinbaum a la que, ante la tragedia, claramente cobijó y respaldó. De ahí surge la duda: ¿si tuviera que sacrificar a uno de sus dos primeros alfiles para la sucesión de 2024 (el tercero, pero ajeno a esto es Ricardo Monreal) para satisfacer las exigencias de justicia a cuál de los dos sacrificaría?

En términos políticos, al presidente le conviene que la culpa sea para Ebrard. Porque cuando se construyó polémica la línea 12, Marcelo era político del PRD y AMLO no tenía nada que ver con los asuntos de la Cdm. Pero si el tema es de mantenimiento, algo que es responsabilidad única del gobierno actual de la Cdmx y por lo tanto de Claudia Sheinbaum, entonces se puede abrir la caja de pandora.

Y si el tema de la tragedia se centra en la austeridad y recortes presupuestales dictados desde Palacio Nacional, entonces la tragedia toma otra dimensión y puede salpicar directamente al presidente porque por “austeridad” no hay medicinas ni insumos médicos, se incendian los bosques, se quedan sin refugios las esposas golpeadas, hacen faltas vacunas contra el Covid, etc. Así que en el dilema de a quién sacrificaría y entregaría a los leones López Obrador si el clamor popular por esta tragedia crece no hay duda: la culpa de Claudia Sheinbaum es la culpa de la 4T. La culpa de Marcelo Ebrard, es solo de Ebrard.

Noticias relacionadas

Back to top button