fbpx
A criterio deBertha AlfaroColumnas

¡ALV Chavos!


En la historia de la vacunación en México, nadie se había puesto roñoso por el laboratorio de donde provenían las vacunas.

Por décadas la procedencia de los biológicos para prevenir diferentes enfermedades era incuestionable.

No imagino que nuestros abuelos o nuestros padres tuvieran la posibilidad de decidir qué vacuna querían para sus hijos, las autoridades de salud eran las encargadas de esas decisiones y hasta ahora, salvo casos muy contados, los resultados han demostrado que dichas decisiones fueron correctas y en términos generales la mayoría estamos vivos.

Incluso cuando se dio el brote de la influenza, tampoco se cuestionó el origen de la vacuna y quienes se la aplicaron, han pasado las temporadas de frío y de enfermedad, sin mayores complicaciones.

Por eso cuando ahora nos enteramos del número de jóvenes hidalguenses de entre 30 y 39 años que no acudieron a vacunarse, es de sorprenderse que ahora sean ellos quienes se nieguen a aplicarse el biológico contra el Covid-19, no obstante que en las últimas semanas se ha conocido, que son los más vulnerables al contagio, sobre todo de las nuevas variantes que han resultado más virulentas.

De acuerdo con cifras oficiales tan solo en Pachuca se destinaron 37 510 dosis y solo se aplicaron 24 mil, lo que significa que el 33 por ciento de este segmento de la población simplemente ignoró la convocatoria.

¿Qué chingados tienen en la cabeza?

En el pasado los jóvenes se rebelaban de la autoridad, al machismo, a la prepotencia. Hoy de manera inverosímil, se rebelan a la vida.

¡Así o más pendejos!

No hay explicación para este comportamiento, sobre todo cuando en infinidad de publicaciones ya sea en medios tradicionales como en redes sociales sobre la peligrosidad del virus y sus variantes.

Si tomamos en cuenta que la mayoría de estos adultos jóvenes pasan una gran parte de su tiempo en las redes sociales, principalmente en el celular, no podemos entonces pensar que sea por ignorancia que no quieren acudir a aplicarse la vacuna.

La advertencia sobre la posibilidad de llevar el contagio a sus padres, abuelos, hermanos, parece no ser lo suficientemente sólida para convencerlos de vacunarse.

Hasta donde se puede inferir, la negativa para inmunizarse es el hecho de no estar de acuerdo en cuál vacuna les van a aplicar.

Que si la Pfizer, la Cansino, la Synovac, que la Aztrazeneca o la que sea, ahora resulta que se ponen remilgosos y si la vacuna que les toca no es de su agrado, pues no se la ponen.

Cuando eran niños, esos jóvenes que ahora están de mamoncitos, poniéndose sus moños, recibieron la vacuna que les tocaba y por ello quedaron protegidos de enfermedades como la polio, el tétanos, la tuberculosis y muchas más que hoy los mantienen saludables. Nadie cuestionaba el laboratorio de procedencia de las vacunas, se vacunaban y punto.

Así que ahora estamos peor, y todo porque los angelitos quieren que les apliquen determinada vacuna para que se puedan ir de viaje.

Ante esto no me queda más que decir ¡ALV CHAVOS! (A LA VACUNA)

 

Palabras más, palabras menos.

362 contagios y 14 fallecidos en solo 24 horas. Y ni así entienden el peligro de no contar con la vacuna

Espero sus comentarios. Fb: bertha alfaro

Noticias relacionadas

Back to top button