fbpx
A criterio deAunard de la RochaColumnas

¡Aguas!


Nos encontramos en plena temporada de lluvias y afortunadamente todavía no se pronostica el impacto de ningún ciclón en alguna de nuestras costas, conforme vaya avanzando el tiempo más precipitaciones tendremos y ante ello lo mejor es estar preparados en todos los sentidos. Incluido por supuesto contar con un paraguas. 

La historia del paraguas se remonta a los parasoles inventados en China desde el siglo XI a.C. y en este mismo país se tienen antecedentes de sombrillas plegables, ya en el siglo I d.C. 

Posteriormente y gracias a las rutas comerciales su distribución llegó a otros continentes. Sin embargo, no fue si no hasta el siglo XV que en Europa aparece el paraguas/parasol como un artículo de lujo. En el año de 1705, el francés Jean Marius fabrica lo que se conoce como el primer paraguas impermeable plegable. Gracias al aval de Luis XIV pronto convirtió su invento en un accesorio de lujo que todos los parisinos querían tener. A partir de ese momento su uso comenzó a generalizarse en todo el mundo. 

Hoy en día el mercado de paraguas/sombrillas en el mundo tiene un valor de más de 3 billones de dólares. En 2019, el principal país exportador de paraguas fue China con un valor de 2.4 billones de dólares seguido por Alemania con 74.9 millones y Países Bajos 59.1 millones. Los principales importadores fueron Estados Unidos con 515 millones de dólares, Japón 262 millones y Alemania 231 millones. Lo anterior, con base en los datos proporcionados por el Observatorio de Complejidad Económica.

En el 2019, según cifras del INEGI, México importó paraguas/sombrillas con un valor de más de 39 millones de dólares y derivado de la pandemia las ventas se vinieron abajo en este tipo de artículos, por lo que en 2020 sólo se importaron 28 millones. En tanto a exportaciones se refiere, durante 2019 nuestro país exportó lo equivalente a 4.4 millones de dólares y en 2020, 2.4 millones. 

Independientemente de que para este segmento de productos la pandemia redujo su producción y ventas, el mercado seguirá ascendiendo conforme crezca la población.

Para México existe una gran oportunidad en este segmento ya que, a diferencia de China, contamos con tratados de libre comercio con varios de los países que más importan este tipo de productos. Comenzando por Estados Unidos que es el mayor consumidor de este segmento. 

El gran reto está en la investigación de materiales que puedan sustituir al plástico, que sean ligeros, impermeables, funcionales, duraderos y sobre todo que puedan producirse a gran escala para abaratar los costos y ser competitivos con lo que China ofrece. Tan sólo por poner un ejemplo, empresas del país asiático ofrecen paraguas a mayoreo desde 50 centavos de dólar, ¡$10 pesos! 

No todo es precio y existen muchos segmentos de mercado al que pueden dirigirse, en donde los consumidores pondrán énfasis a temas que van más allá del precio como lo es diseño, funcionalidad e incluso su impacto en el medio ambiente.

Así que ya saben, ¡Aguas con las lluvias! e independientemente de contar con este maravilloso invento para no mojarse, si pueden exploren la posibilidad de contribuir en la participación del gran mercado de paraguas a nivel mundial. 

Noticias relacionadas

Back to top button