A criterio deColumnasJorge Martínez López

A un año

En el estanquillo de la democracia, a un año de distancia es obligado sacar el cajón y hacer un recuento que valore, a corto plazo, las posibles ganancias de esa alternancia conseguida por miles de hidalguenses y que ahora campea, al menos como un vocablo de moda para simbolizar los nuevos tiempos.

Los resultados planificados a seis años, sin duda, traerá de primera mano un cambio de actitud del primer círculo de confianza del abanderado de la alternancia, quien ha manifestado su deseo por combatir la frivolidad que caracterizó a varios de sus antecesores.

Socialmente, se muestra en redes, ese rechazo abierto a esas reminiscencias del viejo régimen de rostros esculpidos a golpe de bótox; a las acinturadas que gasta millones en borrar los excesos de la comida callejera; a los señoritos de pantalones entallados y saquitos con dos tallas menos; a las imitadoras del vestuario de las samborinas, en fin, a ese esquema ficticio de una persona con éxito.

Resulta atractivo en este concierto de buenas intenciones, ver la mano firme que castiga al delincuente y evita la impunidad, esa detestable práctica que se gestaba en los tres niveles de gobierno, pese a las denuncias públicas de medios de comunicación, grupos sociales o activistas. Todo quedaba en el grueso anecdotario de la vida pública.

La actualización de la estructura burocrática, sin duda, elevará las expectativas con menos gasto corriente y mayor inversión en la obra social que durante los últimos veinte años tuvieron un amañado sentido popular y de beneficio personal.

Cosa parecida se espera de la ley de bienestar puesta en marcha a principios de año que habla de nuevos esquemas en un ramplón lenguaje que en su pretensión de ser incluyente se convierte en un texto ambiguo de difícil aplicación, según los propios servidores públicos.

El propio gobernador Menchaca en una entrevista que la pobreza es un tema sensible: “Estamos catalogados dentro de los estados más pobres”, y relató en campaña, que hay hidalguenses buscando qué comer en la basura. Tema que será, sin duda, dimensionado y planificado para combatirlo de manera directa.

En el diálogo que sostiene la sociedad de forma permanente a través de redes, festeja los grandes proyectos anunciados como la construcción del tren ligero a Buenavista en el centro de la Cdmx, aunque también demanda que el Tuzobús defina su vocación.

Plantean el uso de camiones diseñados para el servicio de grandes masas y que dejen de ser el coco de usuarios con problemas motrices y hasta chaparritos, pues sus pasamanos sirven para más de 1.60 de estatura.
Hidalgo ya cumple su primer año con la satisfacción de haber evolucionado sin más armas que las boletas electorales, y festeja con esa posibilidad de hacer denuncias abiertas sin temor a represalias.

Las mesas de trabajo con las colonias pachuqueñas que monta el gabinete es un ejercicio sensor del sentir social, que, por supuesto tiene mucho éxito, porque hasta políticamente han obligado a que personas poco queridas por la población como el alcalde Sergio Baños enfrente las consecuencias de su mala administración.

Para beneplácito de los simpatizantes de la transformación, cada día se observan los arrpetidos que dejan las filas del PRI para buscar alternativas en otros frentes, generalmente aquellos de color guinda o bien en alguno de sus incondicionales aliados.

En este campo partidista, el dirigente morenista tendrá por necesidad acotar esa cargada, porque ya se vio como ejemplo que la marca, no garantiza triunfos, tal como sucedió en Coahuila.

Nimiedades: Existe expectación en torno a la tres de tres, que niega espacios en la administración pública y en cargos de elección popular a golpeadores y deudores alimenticios, al abrirse una confronta en las nóminas oficiales y los juzgados civiles.

Lee más columnas de Criterio Hidalgo

Noticias relacionadas

Back to top button