fbpx
A criterio deAunard de la RochaColumnas

¡A regular, no hay de otra!


¿Te han estafado con la compra de un NFT?

En los últimos años y ante el gran auge de las inversiones en criptomonedas mucha gente en el mundo ha sido víctima de fraudes y han perdido su dinero. Lo más grave es que no hay contra quien quejarse. Ningún gobierno respalda económicamente este tipo de monedas (dinero) y quienes lo crearon seguramente se han vuelto millonarios a costa de los demás. Y no es que el esquema de Blockchain en el que se fundamentan este mal, el problema es que no existe ninguna regulación al respecto y no hay– manera de fincar responsabilidades a nadie al menos de que se vinculen en una parte del proceso con el sistema monetario y bancario tradicional.

Según datos publicados por la Comisión Federal de Comercio (FTC) de Estados Unidos existen en ese país desde principios de 2021, más de 46 mil personas que han reportado haber perdido en su conjunto la cantidad de un billón de dólares en fraudes relacionados con criptomonedas. Este tipo de fraude se ha convertido en el más reportado de todos los tipos de pagos existentes. La mediana de las pérdidas por persona es 2 mil 660 dólares. Existen muchos factores que contribuyen a que las personas caigan en estas terribles prácticas y las más comunes son las que se generan a través de las redes sociales.

Derivado de esta problemática y muchas otras que se han detectado en esta nueva era monetaria digital, el presidente de los Estados Unidos de Norteamérica emitió una orden ejecutiva para proteger a los consumidores, inversionistas y negocios. El pasado 16 de septiembre la Casa Blanca emitió un comunicado en donde resalta la necesidad de proteger los activos digitales y enuncian diversas acciones para iniciar la regulación de estos. Desde monitorear quejas de consumidores, castigar prácticas abusivas hasta promover investigaciones para lograr acciones en contra de prácticas ilegales en el marco del uso de activos digitales. Asimismo, se habla de crear todo un marco que regule a los mismos en donde también se destinarán recursos y esfuerzos para estudiar el ecosistema de los bienes digitales en donde se analice su uso desde el punto de vista económico/técnico y social.

Parte de este documento que se está convirtiendo en la política de ese país en esta materia, pretende que nuestros vecinos no pierdan el liderazgo financiero mundial.

Ante ello surge la estrategia de crear un dólar digital que permita entre otras cosas: proporcionar un sistema de pagos más eficiente, pagos transfronterizos, promover la inclusión y equidad del consumidor, así como minimizar los riesgos de transacciones ilícitas y proteger la información sensible.

La administración del presidente Biden, ya desarrolló la política para este nuevo sistema monetario digital y se encuentra trabajando con la Reserva Federal y las distintas dependencias de su gobierno para lograr este objetivo.

Al parecer estos tiempos mundiales de crisis financieras también están siendo tiempos de oportunidad para poner orden en temas trascendentales como el de los activos digitales. Será muy importante que se desarrollen reglas del juego muy claras y ver si es posible que a través de los bancos centrales se puedan generar monedas digitales con todo el respaldo económico que ello implica y en donde se minimicen los riesgos para la población.

Lo cierto es que existe una necesidad identificada de un gran sector de la población que ya no desea utilizar la banca tradicional por las comisiones que cobra y que además existen muchos inversionistas que están buscando a donde colocar sus recursos para lograr cierta estabilidad y crecimiento sin depender en las políticas bancarias establecidas o en los controles financieros impulsados y manejados por los propios gobiernos y los intereses que los mismos puedan tener a lo largo y ancho del mundo.

Nuestro país no deberá ser ajeno a los esfuerzos que se están llevando a cabo en el país del norte por lo que esperemos que pronto también esté en la mesa la discusión de cómo regularizar y normar a los activos digitales y pues uno nunca sabe igual y también podemos aspirar a tener un peso digital.

Aunard de la Rocha

Mira las columnas de Criterio Hidalgo 

Noticias relacionadas

Back to top button