fbpx
A criterio deColumnasSalvador García Soto

A Gertz Manero le están “tendiendo la cama”


Aparejada con las versiones de una reprimenda y reclamos airados del presidente López Obrador al fiscal general de la República, Alejandro Gertz Manero, en los pasillos de la Fiscalía corren ya todo tipo de versiones sobre el futuro de su actual titular, que pende de un hilo. El hilo se llama “Caso Emilio Lozoya” y el plazo legal del 3 de noviembre para que el exdirector de Pemex presente pruebas de sus acusaciones contra políticos y exfuncionarios del sexenio pasado, también es visto, dentro y fuera de la FGR, como el tiempo que tiene Gertz para tomar una decisión sobre su ineficiente “testigo colaborador” que desató la ira del presidente: o le da pruebas fehacientes y contundentes de sus dichos en las siguientes semanas o lo tiene que meter a la cárcel.

En ese dilema quedó colocado Gertz Manero tras el estallido presidencial que desataron las fotografías de Emilio Lozoya Austin comiendo impunemente en un restaurante de lujo de Las Lomas el pasado 9 de octubre. Si bien el presidente, nos dicen fuentes bien informadas, no le puso un ultimátum al fiscal, sí quedó claro tras los reproches públicos y privados de López Obrador, que la impunidad manifiesta de Lozoya y el ineficiente y lento trabajo de la FGR en el caso emblemático de la lucha contra la corrupción de la 4T, llevaron al presidente a estar a nada de retirarle su confianza y respaldo al fiscal Gertz.

Ya hay incluso un nombre —que para colmo de don Alejandro es el que más le molesta e inquieta— que se maneja como posible propuesta del presidente, en caso de un cambio en la FGR: el doctor Santiago Nieto, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, y uno de los hombres de mayor confianza y de resultados para López Obrador en temas de investigaciones y denuncias de corrupción. Para nadie es un secreto que Nieto Castillo siempre quiso ser titular de la nueva Fiscalía y que fue uno de los principales promotores del modelo autónomo que, por cierto, terminó modificando y alterando Gertz en la reciente reforma a la Ley Orgánica. Y también es más que conocida y documentada la rivalidad y enemistad entre los dos abogados que solo de oír sus nombres sacan chispas.

Y ahí es donde empieza lo más interesante. En la FGR han empezado algunos movimientos y nuevos nombramientos que apuntan a que a Gertz Manero le están “tendiendo la camita”. Es el caso de dos nuevos nombramientos de Ministerios Públicos federales que recién se incorporaron a la FGR: Beatriz Adriana Aréchiga Bermúdez y Estefanía Arzate Bandan.

Las dos MP de recién ingreso a la FGR vienen de la Fiscalía General del estado de Chihuahua y trabajaron en puestos clave de la administración del panista Javier Corral. Esos dos nombramientos, según afirman en la FGR, son parte de una avanzada que buscaría ir minando e infiltrando al actual equipo de Gertz Manero con miras a un relevo. Y en ambos casos, las dos exfuncionarias de la fiscalía chihuahuense estarían apoyadas por Santiago Nieto, quien tiene un vínculo político y personal muy estrecho con Javier Corral Jurado.

Es tan claro el tema para quienes lo comentan, que incluso se sabe que el exfiscal de Chihuahua, César Peniche, está haciendo pruebas y exámenes de confianza para ocupar un puesto en la misma Fiscalía General de la República.

La llegada de dos exministerios públicos de Chihuahua a la FGR, sumada a la intención de incorporar también al controvertido exfiscal César Peniche, junto con la versión de un posible nombramiento de Javier Corral Jurado como fiscal anticorrupción en la fiscalía federal, confirmarían que hay en marcha una estrategia para “cercar” e “infiltrar” al fiscal Gertz Manero y comenzar a tomar el control de la Fiscalía con miras a un relevo próximo. Y a partir del ya mencionado vínculo cercano de Corral con el director de la UIF, no sería difícil adivinar de dónde viene la estrategia y hacia donde apuntaría un posible relevo del fiscal.

Noticias relacionadas

Back to top button